Bebes Maternidad

Dejar el pañal: ¿por qué es tan importante y cuándo es el momento?

Dejar el pañal
Dejar el pañal implica independencia y madurez.

Creo que se aproxima el momento de que mi hijo deje el pañal, pero no estoy segura, no sé cómo saberlo. ¿Cuando debe mi bebé dejar el pañal?

Cuando un niño logra dejar el pañal es un gran logro. Y es que dejar el pañal va más allá del hecho de ir al baño solo. Controlar esfínteres tiene importantes significados a nivel psicológico del niño, y a la autonomía del niño.

Dejar el pañal para los niños es un gran logro para los niños ya que implica un gran desarrollo y cambio

Cuando el niño que está por entrar en la fase de dejar el pañal, suele suceder que los padres desconocen el momento exacto para intervenir y ayudar. Y es normal, porque la verdad es que el inicio del proceso para dejar el pañal es inexacto. Sin embargo, los padres deben estar atentos porque el pequeño ofrecerá señales para dar inicio a la misión “dejar el pañal”.

Veamos que necesitas sobre dejar el pañal y cómo saber el momento para iniciar.

¿Por qué es tan importante dejar el pañal para los niños?

Dejar el pañal
Dejar el pañal es todo un logro para el niño y para la familia. ¡Celébralo!

Dejar el pañal en el niño es muy importante. El proceso de control de esfínteres implica la maduración neurológica del pequeño, pero más allá de eso, el niño experimenta una serie de cambios que veremos a continuación.

1. Aprender sobre el control de los esfínteres

Los pequeños cuando están atravesando el proceso de dejar el pañal, están aprendiendo también sobre el tener control en la otra persona y sobre si mismo. ¿Cómo es esto posible? ¿Qué tiene que ver el control con el que mi bebé deje el pañal?

El control de esfínteres para el ser humano es la capacidad de retener, o expulsar materia fecal, y la orina cuando la persona lo decida. Dicho proceso, esta guiado por el poder controlar tu cuerpo y tus necesidades.

Si nos vamos más allá de lo literal del proceso de control de esfínteres, podremos ver como el pequeño comienza a interpretar el recibir órdenes y el poder dar órdenes.

Cuando mamá comenta “Tengo que corretear a mi hijo por toda la casa para que use la bacinilla” “Le pregunto ¿quieres ir al baño? Y me dice que no, pero a los segundos se hace encima y no para de reírse cuando comienzo a limpiar rápido lo que hizo” Esto es muy normal y frecuente

Cuando te hace corretearlo por toda la casa es una forma del niño de tener poder sobre ti.

El control de esfinteres también implica que los mamás mantengamos el control y guiemos a nuestros hijos

Es decir, al tú como mamá corretearlo implica que dejes de hacer todo lo que estabas haciendo para que persigas a tu pequeño. De igual manera, cuando se orina encima y no para de reírse. Esto puede ser tan adorable como estresante, porque nos podemos sentir sin métodos para guiar el proceso de dejar el pañal.

En este momento, el niño esta aprendiendo que sus acciones causan efectos sobre los demás.

¿Qué puedes hacer como mamá cuando ocurran estas situaciones?

Evita prestarle excesiva atención al pequeño y sobreexagerar. Cuando tu pequeño comience a correr por la casa, evita perseguirlo. De esta manera, el dejará de correr y buscará obtener tu atención de otra manera.

Asimismo, cuando se orine encima y ría, tú como mamá opta por dejar que se orine y actúa como si nada estuviese pasando, evitando seguirle la risa a tu pequeño o reaccionar. Una vez que  termine de orinar, deja pasar algunos minutos y procede a limpiar, siempre con una actitud calmada y tranquila como si nada hubiese pasado.

Posteriormente, recuérdale a tu pequeño que puede usar su bacinilla o pelela cuando la necesite.

Así tu pequeño podrá ir entendiendo adecuadamente sobre el control de esfínteres y el control sobre las otras personas. Ten en cuenta que la infancia es una etapa de gran aprendizaje, por lo que el tener una comunicación constante con tu pequeño es significativo.

2. Se aproxima más independencia

El proceso de dejar el pañal también está relacionado con la sensación de libertad que experimentan los pequeños. Es decir, cuando el pequeño usa pañal depende aún más de los padres ya que debe esperar que lo limpien y le coloquen otro pañal para hacer sus necesidades.

Por lo que dejar el pañal es poder decidir por sí mismo cuando usar el baño sin tener que avisarle a mamá.

Dejar el pañal implica libertad, independencia y autonomia

El poder gatear y luego caminar es todo un avance para la independencia del niño, y ahora poder ir al baño solo cuando el niño quiera o desee es un gran logro. Es acá donde nos damos cuenta como padres que nuestro pequeño cada día está más grande.

Y es que, debemos saber que esta independencia esta desencadenada por una serie de procesos neurobiológicos que se ha venido llevando a cabo desde el nacimiento y que ahora le ofrece a tu pequeño increíbles capacidades para valerse por sí mismo.

El control de esfínteres es un gran motivo de celebración en el desarrollo de tu bebé

3. Personalidad del niño a la vista

El cómo el niño lleva el proceso de dejar el pañal nos da pistas sobre sus rasgos de personalidad. Así es mamá, esta etapa nos aporta valiosa información sobre cómo es la personalidad de tu hijo. Es por esta razón, que los psicólogos y especialistas en niños solicitan información sobre el proceso de control de esfínteres.

Y es que, acá se ponen a flor de piel los hábitos de limpieza, la independencia, el control sobre el otro, el manejo de los nuevos cambios en el niño, entre otros.

Así como otras etapas en el desarrollo del niño son relevantes, el control de esfínteres tiene gran significado para el estudio psicológico del pequeño.

¿Cómo sé que mi niño está listo para dejar el pañal?

La pregunta más recurrente de los padres es ¿Cuándo mi hijo debe dejar el pañal?

Generalmente el control de esfínteres se ve asociado a las edades entre 18 meses a 2 años de edad. Sin embargo, es importante tener en cuenta que cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo. Por tanto, evita presionarlo.

Podremos encontrar algunas señales, ellas están asociadas a la maduración neurobiológica y psicológica de tu pequeño que le permitirán avanzar al control de esfínteres.

Veamos algunas señales que tu pequeño puede presentar cuando esté próximo a iniciarse para dejar el pañal

  • El niño puede caminar sin dificultad e incluso correr, mostrando equilibrio.
  • Logra orinar cada dos o tres horas aproximadamente y cuando lo hace, es una cantidad esperada.
  • El niño es capaz de despojarse de sus pantalones con facilidad.
  • Se muestra incómodo o incluso con ira cuando tiene el pañal sucio.
  • El niño quiere hacer todo solo, interés por ser independiente.
  • Pérdida de miedo hacia la bacinilla o el baño, tras haberlo incorporado al juego.
  • Es capaz de atender a las órdenes que le otorgan los padres.
  • El niño es capaz de identificar con sus palabras cuando orina o evacúa.

Dificultades para dejar el pañal como señal de alerta

El control de esfínteres en el niño puede representar algunas alteraciones que no necesariamente son trastornos; el que se haga encima cuando esté en lugares puntuales, como por ejemplo la escuela. Así como también, que una vez superado el control de esfínteres comience de la nada a mojar la cama, pueden ser señales de que algo está pasando.

Puede ocurrir que como familia estén atravesando nuevos cambios que el pequeño no logra entender. Por ejemplo, la llegada de un nuevo hermanito cuando se es hijo único; esto puede movilizar emocionalmente al niño y lo manifiesta con la dificultad repentina de controlar esfínteres.

La perdida del control de esfínteres suele estar asociada a la falta de control o confusión del propio niño

Recordemos que los niños poco saben poner en palabras lo que sienten, por lo que recurren a la manifestación de síntomas físicos o conductuales.

Es por esta razón que como padres debemos tomar el proceso de dejar el pañal como todo un arte y un proceso de comunicación al que es necesario dedicarle amor, compresión, escucha y mucha atención a lo que nuestro mayor tesoro nos manifiesta.

Felicita a tu niño por dejar el pañal (¡y a ti como madre!)

Dejar el pañal es todo un acontecimiento tanto para el niño como para la familia. Celébralo con tu pequeño y aprende de ello. Lograr dejar el pañal significa también desarrollo, madurez, independencia, entender normas, entender la posición que tiene la otra persona en la vida del pequeño.

Y es que nuestros hijos siempre están creciendo, y junto a ellos obtenemos grandes aprendizajes, así como también, las mejor vivencias.

La independencia es que tu pequeño pueda valerse por sí mismo, esto implica capacidades y habilidades que tu hijo ha logrado alcanzar. Saber qué posición ocupa la otra persona en la vida del pequeño, es reconocerlo como persona, entender la importancia que tiene y cómo puede el niño influir sobre ese otro individuo.

¡Disfruta participando en el desarrollo de tu hijo, porque cada día crecerá más!

Última actualización del articulo 11 octubre 2018