Maternidad

Depresión en niños ¿Qué es? ¿Cuáles son los síntomas?

Conoce de que se trata la depresión niños y como puedes detectarla para ayudar a tu hijo

¿Qué es la depresión en niños? ¿Cuáles son los síntomas? ¿Cómo puede afectar a los niños? La depresión es un trastorno mental que afecta la autoestima del ser humano y puede manifestarse tanto en la infancia, como en la adolescencia y la adultez.

Los niños pueden tener miedos, preocupaciones y es normal que en ocasiones se sientan tristes y desesperanzados, pero cuando los sentimientos de miedo y tristeza son persistentes podrían deberse a la ansiedad o depresión infantil.

La depresión en niños se manifiesta de diversas maneras, especialmente, en episodios de tristeza frecuentes

La depresión en niños es más común de lo que parece, pues los pequeños suelen ser afectados por factores que los adultos le trasmiten. Aunque en otros casos se debe a situaciones externas al hogar y la genética.

Sin importar cuál sea la causa, la depresión infantil debe ser diagnosticada y tratada a tiempo para que el niño pueda superarla y no sea vea afectado a nivel psicológico durante su crecimiento.

¿Cómo detectar y manejar la depresión en los niños? ¿Qué deben hacer los padres ante la depresión infantil?  Te compartimos la información necesaria para comprender la depresión infantil y algunas recomendaciones para enfrentarlo.

niño deprimido
La depresión infantil debe tratarse con psicoterapia individual y familiar para favorecer el bienestar del niño.

¿Qué es la depresión infantil?

Según la OMS , la depresión es un trastorno mental muy común que puede afectar tanto a niños, como a adolescentes y adultos. Se trata de un estado de ánimo bajo, caracterizado por tristeza, apatía, pérdida de interés, sentimientos de culpa, cansancio y falta de concentración.

Los niños suelen padecerla con frecuencia y, de no tratarse a tiempo, puede hacerse crónica o recurrente, dificultando así su desenvolvimiento social y familiar.

La depresión en niños genera en los niños una tristeza profunda, indefensión, falta de motivación y desinterés en cosas que solían disfrutar: juegos, momentos familiares, ir a la escuela, compartir con otros niños.

Un 3% de la población infantil padece depresión

Según los CDC , algunos niños no expresan estos síntomas depresivos, al contrario, manifiestan actitudes sobre exaltadas, agresivas y problemáticas, y estas también son señales de depresión infantil.

Por eso, es importante que ante cualquier sospecha se acuda a un profesional de la salud mental infantil, quien se encargará de determinar cual es la terapia o tratamiento más indicado para el menor.

Es importante diferenciar la depresión en niños de la tristeza. La tristeza es una emoción de la condición humana cuya función es la de adaptación, mientras que la depresión se trata de una alteración en el estado de ánimo que requiere tratamiento específico.

¿Cómo se manifiesta la depresión en niños?

La depresión en niños puede manifestarse con trastornos del humor, como la bipolaridad o problemas de aprendizaje como trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Sin embargo, también puede terminar en la distimia, un estado de depresión ligera, pero de larga duración, que se puede prolongar hasta la adultez.

Cuando se trata de niños, la depresión puede interferir en todos los aspectos de su vida diaria, desde el rendimiento escolar hasta sus relaciones con amigos y familiares.

Aunque puede presentarse de forma leve, ocasionando serios problemas de autoestima, también puede manifestarse de una forma más grave, induciendo a deseos de quitarse la vida.

La OMS afirma que los cuadros depresivos en niños requieren medicamentos y psicoterapia profesional para poder tratarse y superarse

¿Qué causa la depresión infantil?

La depresión en niños puede desencadenarse por gran cantidad de factores que influyen en la salud mental del niño como, genéticos, sociales, familiares y biológicas.

Algunas de ellas pueden ser circunstanciales, así que no son difíciles de tratar para el bienestar del niño; otras son irremediables, especialmente las genéticas.

Hay factores genéticos, sociales y familiares que pueden desencadenar una depresión infantil

¡Veamos las causas de la depresión infantil!

Genéticas

Generalmente, los niños depresivos tienen antecedentes genéticos con este trastorno. Algún familiar directo lo padece, bien sea padre, madre, abuelos, tíos, etc. No hay constancia que confirme que la depresión sea hereditaria.

Sin embargo, los estudios en el caso determinan que los hijos de padres depresivos tienen entre tres y seis veces más probabilidades de sufrir depresión durante la infancia o la adolescencia.

Familiares

El entorno del niño juega un papel muy importante para su salud mental, ya que la depresión infantil puede desencadenarse debido a relaciones conflictivas con los padres u otros miembros de la familia.

También por distanciamiento familiar, malos tratos, actitudes agresivas, falta de atención o sobreprotección, problemas de comunicación, comportamientos autoritarios y abusivos, etc.

Los problemas o dificultades entre los padres pueden desencadenar en el niño una sensación de desamparo y miedo, ya que las bases en las cuales estaría construyendo su sentido de seguridad se verían amenazados.

En casos de divorcio, separación u otros problemas disfuncionales en la familia, el niño es el más afectado, siendo el primer candidato para la depresión infantil.

Sociales

Aunque la relación familiar puede considerarse una actividad social, el comportamiento y la interacción fuera del hogar es crucial para el bienestar del niño.

Cuando otros factores psicosociales, ajenos al entorno familiar, influyen en el pequeño, es posible que este se vea a afectado y aumente su estrés emocional, lo cual puede favorecer la depresión infantil.

Esta comprobado que los niños con pocos amigos y que sufren algún rechazo social tienen un mayor riesgo de desarrollar depresión

Algunas de estas situaciones son: bullying (rechazo o acoso escolar), exclusión en círculos sociales, incomodidad ante actitudes impuestas, etc

Biológicas

No se ha determinado aún si las alteraciones en la secreción de serotonina que se producen en los pacientes con depresión son una causa o efecto del trastorno. Sin embargo, es claro que esta alteración contribuye a mantenerse depresivo.

Por otro lado, los niños que padecen trastornos del neurodesarrollo como, el trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH y TDA), también poseen una probabilidad mayor de sufrir depresión.

Lo mismo ocurre con los niños que tienen problemas de aprendizaje (como, dislexia, discalculia o disgrafía), tartamudez y de alteraciones de conducta.

depresión en ninos causas
El ambiente familiar y la interacción social del niño son factores determinantes para su salud mental

¿Cuáles son los síntomas de depresión en niños?

La depresión en niños puede manifestarse de muchas maneras, desde una autoestima baja hasta actitudes extremas que no haya tenido antes.

Los niños que están deprimidos pueden tener síntomas diferentes que los adultos

Para estar alerta ante cualquier síntoma de depresión infantil, es importante conocerlos y observar si tu hijo expresa alguno.

Los síntomas de la depresión en niños son:

  • Irritabilidad elevada, hostilidad extrema y ataques de ira
  • Tristeza frecuente o episodios de llanto
  • Sentimientos de desesperanza
  • Falta de su interés en actividades que le gustaban anteriormente
  • Aburrimiento persistente
  • Falta de energía o cansancio
  • Aislamiento social o falta de comunicación con familiares y otros niños
  • Autoestima baja
  • Sensación de culpa por cosas o situaciones negativas que han sucedido en su entorno
  • Sensibilidad extrema al rechazo
  • Disminución del rendimiento escolar
  • Cambio importante en los hábitos alimentarios y del sueño
  • Problemas de concentración

Otros comportamientos que se pueden manifestar son:

  • Quejas frecuentes sobre malestares físicos, como dolores de cabeza, o de estómago, mareos, náuseas (suelen ser inventados para llamar la atención)
  • Intención de escaparse de casa
  • Pensamientos o expresiones sobre la muerte
  • Intención de suicidarse activa o pasivamente
  • Comportamientos autodestructivos o querer autolesionarse

A menudo, los niños con depresión no hablan acerca de sus pensamientos o miedos, por lo que es posible que no parezcan estar tristes.

No obstante, los cambios de comportamientos o de humor, así como la desmotivación, que suelen catalogarse como reboltoso o pereza, pueden ser una señal de alarma que los adultos quizás no noten.

depresión en ninos sintomas
Es importante que los padres recurran a ayuda profesional si notan estos síntomas en su niño para que sea tratado a tiempo.

¿Cómo detectar y manejar la depresión en los niños?

Para detectar y manejar la depresión en los niños se requiere ayuda en el área psicológica, pues aunque tengas sospechas de que tu hijo sufra depresión infantil, solo un profesional podrá hacer el diagnóstico pertinente e indicar tratamiento adecuado.

Para detectar esta enfermedad, los profesionales deben realizar diagnóstico y una entrevista clínica al niño. De manera que, con sus técnicas específicas, tanto verbales como no verbales, y su experiencia puedan corroborar si se trata de depresión infantil. Asimismo, esta entrevista se les realiza a los padres e involucrados en el entorno social del pequeño.

En cuanto al tratamiento y la forma correcta de manejar la depresión infantil, son los profesionales psicológicos quienes indican a los padres que hacer.

Generalmente se trata de un enfermedad mental que con el enfoque y tratamiento adecuado tiene buenos resultados y solución. Además de brindar al niño el apoyo y compañía que necesita en este proceso.

Como madres, sabemos cuándo nuestros hijos están pasando por situaciones difíciles y es importante que desde pequeños sepan que cuentan con nuestra ayuda.

La Asociación Americana de Pediatría (AAP) sugiere que, ante la sospecha de depresión infantil, lo primero que debe hacer es:

  • Comunicarse con su hijo
  • Obsérvelo con detenimiento
  • Preguntar en la escuela sobre sus actitudes.
  • Luego, comunícaselo al médico y busca ayuda profesional.

De esa forma, podrás tratarlo a tiempo y evitar que su salud mental siga siendo perjudicada.

Los CDC recomiendan a los niños sean evaluados de forma rutinaria por un psicólogo para detectar problemas de salud mental y del comportamiento a medida que van creciendo

¿Cuál es el tratamiento para la depresión en niños?

La depresión en niños puede tratarse y curarse, para ello, debe detectarse a tiempo. La actuación y atención de los padres es indispensable para que el niño supere este trastorno, pues el tratamiento consta de una combinación entre psicoeducación a los padres, psicoterapia y medicación.

El entorno sociofamiliar es elemental para notar mejorarías en el tratamiento de depresión infantil

Existen varias formar de tratar la depresión en niños, estas son:

Tratamiento con medicación

Estudios científicos han confirmado que los antidepresivos son eficaces en niños y adolescentes con depresión, pues, estos medicamentos son inhibidores selectivos de la recepción de la serotonina (ISRS).

No te preocupes por su efecto, no son drogas, no crean dependencia o adicción, ni cambian la personalidad del niño. Eso sí, solo debes administrarlos bajo indicaciones médicas.

Consulta con el medico en caso de que veas efectos secundarios o notes que no hacen efecto tras unas 3 semanas de tratamiento.

Psicoterapia familiar

El apoyo familiar es lo más importante para el niño. Con psicoterapia es posible que mejore la comunicación entre el pequeño y sus padres, se facilite la compresión y se corrijan actitudes o situaciones que afectan la salud mental del niño.

Todas las ideas e impresiones negativas deben ir cambiando con el tratamiento para que el niño sea vea beneficiado. Además, este tipo de terapias mejora y fortalece la relación familiar.

Psicoeducación para los padres

Muchas veces son los padres los responsables de que un niño se deprima, bien sea por su falta o exceso de atención. Ante ello, los padres necesitan una formación para enfrentar junto a su hijo un cuadro depresivo.

Los padres de niños con depresión deben aprender a tratar a su hijo y manejar cada situación que se presente, incluyendo las que suceden fuera del hogar.

El tratamiento y superación de la depresión infantil se hace en equipo: ayuda profesional, familia y niño

¿Qué hacer? Recomendaciones para los padres de niños depresivos

La AAP sugiere ciertas recomendaciones a los padres de niños depresivos, pues es importante que la familia sepa que hacer para enfrentar este trastorno infantil. Tomándolas en cuenta el proceso de recuperación puede ser más sencillo ¡Toma nota!

  • Promueva la buena salud: La salud mental gira en torno al bienestar de cada individuo, lo que incluye el ámbito físico y emocional. Procura que tu hijo tenga una dieta saludable, que duerma lo suficiente, haga ejercicio y tenga relaciones positivas en el hogar y la escuela.
  • Establezca normas: La rebeldía suele ser muy común durante los estados depresivos, ante ello, es importante que ponga normas, especialmente en esas áreas donde el niño se refugia para evadir el problema, por ejemplo, si pasa mucho tiempo en el computador.
  • Mejore la comunicación: La relación con cada uno de los padres puede fortalecer la comunicación familiar y el bienestar del niño. El perdón y las muestras de afecto deben estar presentes.
  • Brinde seguridad y protección: Demuestre al niño lo importante que es, bríndale seguridad y protección (solo la necesaria, ya que el exceso de protección afecta). Asegúrate de que se desenvuelva en ambientes tranquilos y respetuoso, ser la victima de intimidación, acoso o burla también afecta la salud mental de los niños.
  • Reduzca el estrés: Es normal que pasemos por situaciones tensas en la familia, pero es necesario que el niño no sea alimentado de estrés, ansiedad y problemas. Si estás pasando por una pérdida o duelo, por bajones económicos u otra situación difícil, busca apoyo adicional para su hijo.
  • No lo presiones: Este trastorno requiere paciencia y mucha compresión, no lo presiones en ninguna situación. Si es necesario necesario hacer cambios a corto plazo en la cantidad de tareas escolares, labores o actividades ¡Hazlo!
  • Evita accidentes: La depresión puede llevar a tomar decisiones graves, como el suicidio, si tienes en casa armas de fuego, armas blancas, bebidas alcohólicas o medicamentos, ponlas bajo llave y en total seguridad. Incluso, podrías deshacerte de las armas que representan un gran peligro.

La depresión infantil es un trastorno que puede tratarse y superarse, sin embargo, representa un peligro ante la estabilidad emocional, mental y física de los niños.

Por esta razón es tan importante que los padres acudan a ayuda profesional en caso de que su hijo presente síntomas de depresión infantil. Solo con diagnóstico y detección temprana esta condición puede mejorar.

Si sospechas que tu hijo padezca o sea propenso a la depresión infantil, lo mejor es que acudas a un profesional en el área. Además de ello, es importante que mejores la comunicación con él y te asegures que de que su entorno aporta energía positiva a su vida.

Ante cualquier duda o sospecha de que tu hijo padece depresión, consulta con un especialista

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.