Maternidad Vida Positiva

Oración a San Ramón Nonato ¡Confía en el patrono de las embrazadas!

oracion a san ramon nonato
Las oraciones a San Ramón Nonato protegen y bendicen a madres e hijos

¿En busca de una oración para pedir por tu embarazo? ¿Deseas acudir al poder celestial para pedir por tu bebé? ¡La oración a San Ramón Nonato es muy poderosa! Este santo patrono es el encargado de proteger y cuidar a las embarazas, no solo durante la dulce espera sino también en el parto.

La oración te dará tranquilidad para disfrutar tu embarazo

San Ramón Nonato es considerado patrono y protector de las madres y los pobres. Es un santo compasivo y bondadoso que actúa a favor de los necesitados. Si deseas hacer una oración para el parto, la maternidad o durante la dulce espera, puedes acudir a San Ramón para que interceda ante Dios por ti y tu petición.

¿Cuál es la oración a San Ramón Nonato? Te compartimos hermosas plegarias y oraciones cargadas de fe para que pongas en sus manos tu dulce espera.

San Ramón Nonato también es el “Santo de los más necesitados”.

Oración San Ramón Nonato

Las madres encuentran en la oración un refugio de fe y protección que les llena de fuerzas, más aún, cuando está presente la devoción a San Ramón Nonato, su patrono y protector.

Con estas oraciones podrás poner en sus manos tu petición ¡Ten fe y confía en él!

Si deseas conocer más acerca del patrono de las embarazas te recomendamos leer: San Ramón Nonato, el santo de las embarazadas

Oración a San Ramón Nonato para un buen parto

Es normal que sientas nervios cuando se acerca la fecha del parto, pero no debes preocuparte, si tienes fe y confías en el poder celestial, todo saldrá bien. Pon en manos de San Ramón Nonato tu vida y la de tu bebé.

Oh excelso patrono, San Ramón,
modelo de caridad para con los pobres y necesitados,
aquí me tenéis postrado humildemente ante vuestros pies
para implorar vuestro auxilio en mis necesidades.

Así como era vuestra mayor dicha ayudar a los pobres
y necesitados en la tierra, socorredme,
os suplico, oh glorioso San Ramón,
en esta mi aflicción.

A vos, oh glorioso protector acudo
para que bendigáis al hijo que llevo en mi seno.
Protegedme a mí y al hijo de mis entrañas ahora
y durante el parto que se aproxima.
Os prometo educarlo según las leyes
y mandamientos de Dios.

Escuchad mis oraciones, amante protector mío,
San Ramón, y hacedme madre feliz de este hijo
que espero dar a luz por medio de
vuestra poderosa intercesión.
Así sea.

Orar brinda tranquilidad espiritual y confianza en sí mismo. 

Oración para quedar embarazada

San Ramón Nonato es fiel amigo de las madres y de las que desean serlo. Si has tenido problemas para concebir, este santo patrono podría concederte el milagro. Fortalece tu fe y acude a su nombre, reza esta oración y confía en su poder.

Glorioso San Ramón Nonato,
acudo a ti para tu protección,
Acudo a ti para poder embarazarme;
protégeme para dar a luz.

A un niño sano y protegido por Dios,
prometo educarlo según las leyes
Y sobre todo según los mandamientos de Dios
Por favor, escucha mis oraciones y hazme una madre feliz
De un hijo que espero dar a luz mediante tú divida intercesión
Amén.

San Ramón Nonato es el hacedor de milagros para las mujeres. 

Oración a San Ramón Nonato para mujeres embarazadas

Las futuras madres necesitan la sabiduría y paciencia que conlleva la maternidad, y la mejor manera de adquirirla es con ayuda divina. San Ramón Nonato se encarga de guiar a las mujeres embarazadas durante la dulce espera y una vez que sean madres.

¡Oh excelso patrono!
Modelo de los pobres, los creyentes, los
desamparados y de aquellas quienes
tenemos la batuta del sagrado parto.

Tú que sujetas las manos de nosotras
mientras estamos en proceso.
Tú que libras de preocupaciones
nuestra mente cuando se acerca el divino minuto.

Tú que velas por la seguridad del infante
y operas a favor de las buenas noticias.
Hoy, con clamor y fe ante tu figura,
te pido que seas mi guía para que nada me falte.
Y pueda yo regocijarme de la dicha de ser madre
en esta maravillosa pintura que es la creación divina.
Amén.

Es importante que ores durante y después del embarazo

Oración a San Ramón Nonato para proteger a la mamá y el bebé

Esta linda oración puedes hacerla antes de entrar en labor de parto. Confía en la voluntad de San Ramón Nonato y pide que te instruya durante el embarazo para que obtengas la sabiduría necesaria para hacer un buen trabajo como mamá.

¡Oh! Glorioso San Ramón,
a cuyo poder sometió Dios la tierra y los elementos,
la salud y la enfermedad,
la vida y la muerte,
hallando en tu poderosa intercesión,
abogado de las doncellas, sucesión de las casadas,
defensa los que se ven calumniados,
cosecha de los labradores,
puerto de los náufragos,
redención de los cautivos,
vista de los ciegos
y fin de todos los males.

Por aquel vuestro ardiente deseo de
recibir el Santísimo Sacramento,
que obligó a Jesucristo a daros de sus benditas manos la sagrada
Comunión, os suplico intercedáis por mí
para que merezca frecuentar este celestial
convite y recibirle por Viático al fin de mi vida
y sobre todo que pueda obtener la gracia especial
que os pido y la eterna felicidad de la gloria.
Amén.

Incluye en tus oraciones a otros miembros de la familia

Oración a San Ramón Nonato para bendecir a tu bebé

La bendición a tu bebé debe ser constante, así participas de su enriquecimiento espiritual. San Ramón Nonato también es patrono de los niños, por lo que es buena idea que, mediante esta oración, pongas en sus manos al pequeño.

Santo Patrono San Ramón,
tú que fuiste un modelo de caridad
Para los más necesitados,
aquí me tienes postrada humildamente
Ante tus pies, imploro tu auxilio en todas mis necesidades
Ayúdame en mi aflicción.

Glorioso Protector, acudo a ti en este día para que
Bendigas al hijo que llevo dentro de mi
Protégeme a mí y al hijo de mis entrañas
Ahora y durante el parto que está cerca
Prometo será un hijo nacido bajo tus mandamientos
Amén

La oración bendice y protege a los más pequeños

Oración a San Ramón Nonato para las madres

Las madres también necesitan bendición y protección. Esta razón nos lleva a acudir al patrono de las madres, quienes aunque parecen perfectas, no lo son, y necesitan del poder celestial.

Oh San Ramón Nonato prodigioso
A Vos vengo movida de la grande benignidad
con que tratáis a vuestros devotos.

Aceptad, Santo mío,
estas oraciones que de muy buena gana te ofrezco,
en memoria de tus oraciones tan meritorias,
que alcanzaron de Dios el que os haya
constituido especial patrón de las embarazadas.

Aquí está, Santo mío,
una de ellas que se pone humilde debajo
de vuestra protección y amparo,
suplicándoos que así como se conservó
siempre invicta vuestra paciencia en todos
aquellos ocho meses en que fuiste tan
singularmente martirizado con el candado.

Y otras penas que pasasteis dentro
de la tenebrosa mazmorra y en el mes noveno
salisteis libre de todas aquellas prisiones,
así Santo y abogado mío,
os pido humildemente me alcancéis de mi Dios y Señor…
El que la criatura que está encerrada en
mis entrañas se conserve en vida y salud
por espacio de los ocho meses, en el noveno
salga libre a la luz de este mundo, haciendo vos,
Santo mío, que así como el día que salió
vuestra alma de vuestro cuerpo fue un día Domingo,
que es día de gozo y regocijo,
así el día de mi parto sea de todo contento y gozo,
con todas aquellas circunstancias que
Vos sabéis que más convienen a mayor gloria de Dios
y vuestra y salvación de mi alma y la de mi hijo.
Amén.

Oracion a San Ramón Nonato
San Ramón Nonato es guía y consolador de las madres

Novena a San Ramón Nonato por la maternidad

Esta forma de orar consta de que cada día, durante 9 días, deberás hacer una oración especial pidiendo a San Ramón Nonato, dando gracias o para que sea intercesor ante el Padre.

Las novenas son ideales para pedir peticiones especiales. Si eres madre ya o estas embarazada, puedes realizarlas en el momento que más lo necesites. San Ramón es el patrono de la maternidad, principalmente, por eso nuestras preocupaciones deben estar en sus manos y bajo su voluntad.

¡Veamos como realizarle Novena a San Ramón Nonato por la maternidad!

 Oración diaria

Oh San Ramón Nonato prodigioso.
A Vos vengo movida de la grande benignidad
con que tratáis a vuestros devotos.

Aceptad, Santo mío, estas oraciones
que de muy buena gana te ofrezco,
en memoria de tus oraciones tan meritorias,
que alcanzaron de Dios el que os haya
constituido especial patrón de las embarazadas.

Aquí está, Santo mío,
una de ellas que se pone humilde
debajo de vuestra protección y amparo,
suplicándoos que así como se conservó
siempre invicta vuestra paciencia en
todos aquellos ocho meses en que fuiste
tan singularmente martirizado con el candado
y otras penas que pasasteis dentro de la tenebrosa mazmorra
y en el mes noveno salisteis libre de todas aquellas prisiones,
así Santo y abogado mío,
os pido humildemente me alcancéis de mi Dios y Señor
el que la criatura que está encerrada en mis entrañas
se conserve en vida y salud por espacio de los ocho meses,
en el noveno salga libre a la luz de este mundo,
haciendo Vos, Santo mío,
que así como el día que salió vuestra alma
de vuestro cuerpo fue un día Domingo,
que es día de gozo y regocijo,
así el día de mi parto sea de todo contento y gozo,
con todas aquellas circunstancias
que Vos sabéis que más convienen a mayor
gloria de Dios y vuestra y salvación de mi alma
y la de mi hijo.
Amén.

 

Primer día

Dios y Señor mío, yo os doy infinitas gracias por todos los favores que hicisteis al glorioso San Ramón No-nacido; por cuyos méritos os suplico humildemente, que así como fuisteis tan liberal con el glorioso santo cardenal, lo seáis en esta ocasión conmigo, concediéndome el despacho de la petición que solicito en esta novena, para más serviros y amaros.

Amén. Realizar la oración diaria.        

Segundo día

Dulcísimo Jesús mío, mi Redentor, y Señor, yo os doy inmortales gracias por todas las mercedes que vuestra infinita benignidad concedió al glorioso Padre San Ramón No-nacido.

Tantas maravillas obró vuestra Majestad  en vuestro siervo San Ramón, que me dan motivo para valerme de su intercesión, para que Vos, Dios mío, por sus ruegos y merecimientos cumpláis esta mi petición, a mayor honra y gloria vuestra; espero en Vos, Jesús de mi alma, que pues a los que se han valido de tan grande Santo habéis socorrido en sus necesidades, me socorráis también las mías.

Amén. Realizar la oración diaria. 

Tercer día

¡Oh, Reina Purísima de la Merced, Madre de los necesitados y afligidos! A vos vengo como hijo indigno que soy de tan grande Madre, para rendiros mil veces las debidas gracias, de tantos y tan grandes favores con que favorecisteis a vuestro siervo San Ramón No-nacido, de cuya intercesión me valgo en la presente ocasión para obtener el favor que pido en esta Novena.

Confío que vos, soberana Reina, así como no le negasteis cosa al glorioso Santo de cuanto os pidió en la tierra, no le negareis ahora vuestra intercesión para con vuestro Santísimo hijo Jesús, a fin de que me conceda la gracia que deseo, para gloria vuestra, de vuestro Unigénito Hijo y bien de mi alma.

Amén. Realizar la oración diaria.

Cuarto día

Dios y Señor mío, yo os ofrezco los méritos de la santa obediencia de vuestro grande siervo el glorioso Cardenal San Ramón No-nacido, os suplico que por ellos me concedáis una perfecta, total obediencia, con la cual obedezca yo en todo y por todo a vuestras divinas inspiraciones, a los preceptos de la Santa Iglesia, y en particular os ruego que, por los mismos merecimientos me despachéis la petición que por mano del glorioso Santo os ofrezco.

Amén. Realizar la oración diaria.     

Quinto día

Señor y Dios mío, yo indigno hijo vuestro, me postro delante de vuestra presencia, os presento aquella santa y suma pobreza con que vivió el glorioso San Ramón No-nacido, suplicándonos de todo mi corazón, que por los merecimientos que adquirió vuestro Santo con el ejercicio de tan grande virtud, queráis purificar este mi corazón, comunicándome una verdadera pobreza y desnudez de espíritu, con la cual esté mi alma totalmente despegada de todo lo transitorio, y unida con el amor Divino.

Y en particular os ruego, os dignéis favorecerme con la gracia que pido, a mayor honra y gloria vuestra.

Amén. Realizar la oración diaria    

Sexto día

Dios y Señor mío, pues que os habéis mostrado tan amante de la pureza, queriendo que el eterno Verbo tomase carne de una purísima Virgen desposada, yo os presento, Señor, la angélica pureza de vuestro castísimo siervo San Ramón No-nacido.

Y por los méritos que correspondieron a la virginidad de tan gran Santo, os suplico queráis quitar todas las manchas de mi alma, para que así sea digna de unirse con Jesucristo, y quede dispuesta para recibir el favor que pido en esta Novena.

Amén. Realizar la oración.  diaria

Séptimo día

Dios y Señor mío, Vos sólo sabéis aquel ardor soberano, con que siempre os estuvo amando, deseando amaros más  y más vuestro gran siervo y amigo San Ramón No-nacido, ansioso siempre de que todos los humanos corazones se abrasasen en divinos amores.

Yo, confiado en vuestra misericordia infinita, os suplico humildemente, que por aquel corazón del Serafín San Ramón, os dignéis de abrasar el mío con llamas de vuestro amor y favorecerme con el despacho de la merced que os pido, por los merecimientos de la ardiente caridad de este gran Santo, mi abogado.

Amén. Realizar la oración diaria. 

Octavo día

Dios y Señor mío, con toda la humildad en mí posible, vengo a pediros un favor, valiéndome de los grandes merecimientos que tuvo San Ramón No-nacido: por el ejercicio heroico de su humildad profunda, alcanzaba de Vos lo que os suplicaba; la misma humildad de vuestro Santo os ofrezco, para que por ella me hagáis de tal manera humilde, que por vuestro amor deje mi propia estimación.

Asimismo os ruego os dignáis concederme, para gloria vuestra y salvación mía, la merced que os pido.

Amén. Realizar la oración diaria.        

Noveno día

Eterno y Omnipotente Dios y Señor mío, hoy es el último día de esta mi Novena, y si hasta ahora no he sabido disponerme para alcanzar el favor que deseo, os suplico me deis luz para debidamente disponer mi alma; y para que lo hagas te presento los martirios, trabajos, aflicciones, azotes y demás penas que tuvo el glorioso San Ramón No-nacido.

Así, por tan grandes méritos que alcanzó por estas penas, concededme, Señor, un deseo fervoroso de padecer por Vos, y un cumplimiento a mi petición que todos estos nueve días ha pedido y pido, para honra vuestra y de mi glorioso Santo.

Amén. Realizar la oración diaria. 

Orar es fundamental para el bienestar espiritual, sobretodo cuando estás embrazada o a punto de dar a luz. La oración es una herramienta poderosa, al practicarla y acudir a San Ramón Nonato sentirás mayor tranquilidad y confianza de que tú y tu bebé estarán sanos y salvos.

¡Fortalece tu fe y sigue orando!

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS