Saltar al contenido

¿Se puede tomar té verde en la lactancia?

Se puede tomar té verde en la lactancia

Tomar infusiones aveces resulta relajante para el cuerpo, tomar antes de dormir para que el cuerpo logre descansar como un bebé también es valido. Pero saber si ¿se puede tomar té verde en la lactancia? es una las preguntas de las madres primerizas, que daño le puede causar este tipo de infusión le puede hacer al bebé. O que beneficios podría aportar para tu salud.

Es aconsejable durante el embarazo y la lactancia hacer un consumo mínimo de té verde

¿Se puede tomar té verde en la lactancia?, muchas de las mujeres toman el té verde para. Hay personas que aseguran que es más sano que el café y además que también despierta y sienta bien para el organismo. El té verde es conocido por los beneficios que aporta a la salud y se considera uno de los tés más saludables que puedas beber actualmente.

Es preferible beber agua

¿Se puede tomar té verde en la lactancia?

Durante la lactancia es necesario que la madre mantenga una hidratación adecuada, además, de una dieta balanceada rica en vitaminas y minerales para aportarle al bebé una buena alimentación. Las infusiones son ideales pero (solo algunas), no todas las que se te puedan a presentar.

El té verde puede parecerte una alternativa saludable ya que además de estar repleto de antioxidantes

La lactancia materna

Como todas sabemos, la lactancia es una de las partes más importantes, tanto para nosotras como para nuestro bebé. Él se alimentará con los nutrientes de nuestra leche. Esto ya nos indica que cuanto más saludable comamos, será mucho mejor.

¿Se puede tomar té verde en la lactancia?, el té verde es una de las mejores bebidas que puedes conocer. Más que nada porque está llena de antioxidantes, mejora la salud cardíaca así como previene ciertas otras enfermedades. Pero en esta etapa de nuestra vida no es del todo aconsejable.

No es del todo prohibido, si has tomado una taza de té verde, no pasa nada. El problema viene dado si se toma en más cantidades. Aún así, para prevenir siempre es aconsejable optar por otras bebidas más saludables. Pero si lo haces en exceso podrías notar a tu bebé intranquilo o quizás, porque duerme menos tiempo.

Tu cuerpo procesa todo lo que comes para que tu bebe se alimente bien

Niveles de cafeína en el té

  • De café: 60-80 mg
  • De té: 20-30 mg
  • De té verde: 15 mg
  • De chocolate: 5-10 mg

A pesar de que el té contiene menos cantidad de cafeína que el café, es aconsejable durante el embarazo y la lactancia hacer un consumo moderado, ya que se ha descrito contaminación frecuente del té por plomo, cadmio, aluminio, manganeso y contaminantes bromados (PBDE).

Té verde embotellado

Sin duda, en esta etapa de nuestra vida, lo mejor es mantenernos siempre hidratadas. El agua es la mejor solución, pero también es cierto que en ocasiones necesitamos algo diferente. Cuando hablamos del té verde, vamos a intentar que tampoco sea embotellado.

Si bien estamos comentando que es mejor no optar por él, mucho menos embotellado. Más que nada porque en este caso, también contará con otros ingredientes como altas dosis de azúcar, entre otros que no nos convienen  nada. Tampoco nos dejaras engañar con esas versiones más light, no son tan sanos como te imaginas.

Podría ser divino para el paladar, pero para el cuerpo quizás no

Consejos antes de tomar infusiones

Al ser tan variadas las posibilidades de consumo y existir tantas diferencias entre sus propiedades y efectos, debemos tomar ciertas precauciones en su consumo, y para ello aquí les damos unas recomendaciones muy claras y útiles.

Las infusiones tienen muchas cualidades y beneficios para nuestra salud

Infusiones beneficiosas si das el pecho

Hay infusiones cuyo consumo durante la lactancia, si se realiza de forma moderada, no presenta riesgo para la misma, por lo que son las que solemos recomendar los profesionales  en este periodo, también por sus propiedades beneficiosas:

  • Manzanilla: digestiva, antiinflamatoria y sedante leve
  • Tila: antitusígeno, tranquilizante suave
  • Tomillo: antitusígeno y expectorante
  • Menta: dispepsia, flatulencia
  • Melisa: digestiva, sedante leve
  • Jengibre: digestivo, antiemético y antiinflamatorio

Infusiones no recomendadas en tu lactancia

  • Las que no se recomiendan durante la lactancia: Poleo-menta (por el poleo, la menta se puede tomar, como hemos visto anteriormente), hinojo y anís.
  • Debemos asegurarnos de que provienen de una fuente fiable y leer el etiquetado.
  • Existe la creencia que algunas plantas pueden actuar como galactogogos, es decir, que aumentan la producción de leche materna, pero esto no se ha podido demostrar científicamente. El mejor estímulo para aumentar y mantener la producción adecuada de leche materna es la lactancia a demanda frecuente y realizada con una técnica adecuada.

Té verde para quemar grasa

Infusiones que puedes tomar durante la lactancia materna

¿Se puede tomar té verde en la lactancia?, es importante aclarar que puedes tomarlo, pero en cantidades muy mínimas, y cuando el bebé ya esta en edad avanzada, es decir después de los cinco o seis meses tu hijo haber nacido. Siempre para cuidar y resguardar su salud.

Ingerir té verde en cantidades exageradas podría podrías causarle trastorno del sueño a tu bebé o alteración del sistema nervioso

Té verde

El té verde tiene menos cafeína que el té negro. Según la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP), la leche materna contiene menos del 1 por ciento de la cafeína que ingiere la madre. Lo recomendable es que, si estás amamantando no tomes más de 300 mg de cafeína por día. Esto equivale a 3 tazas de té verde por día. Ese debería ser tu límite.

Además si comes chocolates o tomas algunas bebidas gaseosas que contienen cafeína, obviamente estás sumando y no deberías tomar entonces más de 1 taza de té verde por día. ¡así que debes tener sumo cuidado con lo que tomas y como lo tomas!

Té verde para la buena salud

Té de manzanilla

La infusión de manzanilla es una de las bebidas medicinales más populares en todo el mundo. Se prepara con las flores secas de la planta que se sumergen directamente en agua. La manzanilla es una hierba muy rica en calcio. Si estás amamantando el té de manzanilla te ayudará a digerir lo que comas y absorber mejor los nutrientes que necesitas en esta etapa.

Si te alimentas bien, puedes producir leche materna más rica en esos nutrientes. También es conocida por sus propiedades relajantes, por lo que si estás durmiendo poco o la lactancia te produce dolor, puedes prepararte un té de manzanilla,  respirar profundamente y relajarte para que el momento sea más placentero para ti y tu bebé.

Ideal para acompañar el proceso de la digestión

Té de frambuesa roja

Las hojas de la frambuesa roja se han usado desde hace siglos por su efecto sobre todo el aparato reproductor femenino. Esta infusión facilita el trabajo de parto, tonifica los músculos uterinos, disminuye el sangrado posparto y aumenta la producción de leche materna.

Estas infusión se considera segura para beber durante la lactancia, ya que además contiene hierro, calcio, magnesio, potasio y manganeso. La hoja de frambuesa roja también es una buena fuente de vitaminas B, incluidas tiamina y niacina, así como vitaminas E y C.

Té de ortiga

Otro clásico para la lactancia es el té o infusión de ortiga. Esta es una planta verde oscura y frondosa que tiene un alto contenido de hierro y se considera muy nutritiva. También se cree que ayuda a estimular la producción de leche materna y es completamente seguro beberla. Ten en cuenta que la ortiga es diurética por lo que deberás tomar mucha agua.

Té de cardo

Esta es otra gran hierba que se puede encontrar en muchos tés y también se puede beber sola. El cardo mariano es una planta alta, de floración púrpura con espinas espinosas. Originalmente proviene de la región mediterránea.

Se ha relacionado con la lactancia materna durante mucho tiempo y  algunos estudios reflejan el aumento la producción de leche. El cardo mariano también se conoce como cardo de Santa María y cardo de Nuestra Señora.

Té de limón con cascara de naranja

Las infusiones de limón o de naranja no aumentarán tu producción de leche pero son totalmente seguros para beber durante la lactancia. Además son mucho más saludables que tomar café, bebidas gaseosas o jugos artificiales, tanto calientes como helados en el verano.

Te mantiene hidratada

Infusión de tomillo

Esta planta tiene propiedades beneficiosas para el sistema digestivo. Combate los espasmos intestinales, los problemas de flatulencia, el dolor abdominal y favorece la digestión. Asimismo, también es recomendado como cicatrizante de úlceras y heridas. Es rico en hierro, ideal para superar problemas de anemia

 La infusión de tomillo actúa como relajante y es perfecta para inducir el sueño. También activa la circulación de la sangre, por lo que fortalece la memoria y reduce los dolores de cabeza.

Infusión de escaramujo

Esta es una de las infusiones aptas para la lactancia gracias a su aporte de vitaminas C, B1, B2 y K. Es ideal para el tratamiento de la gripe, el catarro y los cuadros febriles que pudieran presentarse en el embarazo o la lactancia. Además, tiene cualidades astringentes, por lo que es recomendable para tratar la diarrea.

Jengibre

En la etapa de la lactancia, si llegas a presentar un resfriado, puedes prepararte una infusión de miel y jengibre. El jengibre ayuda a combatir los trastornos respiratorios, incluso la tos; por su parte, la miel alivia el dolor de la garganta y los cuadros gripales.

La mezcla de estos dos ingredientes estimula la producción de la leche. Por esa sencilla pero elemental razón, se convierte en un aliado para estimular la lactancia materna.

Infusión de melisa

La melisa es muy usada para el tratamiento de los cólicos infantiles. Consumida moderadamente, puede combatir problemas de flatulencia, ansiedad, insomnio y dolores abdominales. La hoja de melisa es fuente de flavonoides y taninos, que son bastante útiles para la diarrea y la gastroenteritis.

El café

El café puede consumirse durante la lactancia, pero con moderación, debido a la cafeína que contiene. Grandes dosis de cafeína (más de 300 mg. al día) pueden producir irritabilidad, temblores, hipertonía e insomnio en el lactante. También hay lactantes que con menos dosis tienen irritabilidad. La madre valorará la conveniencia de disminuir o no la ingestión de café.

Debes tener en cuenta que el tiempo medio de eliminación de la cafeína, de pocas horas en adultos, puede llegar a los 3-4 días en recién nacidos. Además, el consumo de medio litro o más de café al día se ha relacionado con anemia. Y déficit de hierro en madre y lactante. Además, con el fenómeno de Raynaud del pezón en la madre lactante.

El café de ser moderado

Algunas plantas aromáticas tienen componentes capaces de pasar al bebé a través de la leche materna. El té que ingieras puede modificar el sabor de la leche materna, generando rechazo en el bebé, molestias como diarrea y gases e, incluso, produciendo efectos tóxicos a su organismo, ya que aún no es capaz de procesar y eliminar correctamente algunas sustancias.

Otro dato importante a tener en consideración es la posible interacción de los componentes de las hierbas con tratamientos farmacológicos como anticoagulantes o antihipertensivos, medicamentos utilizados para trastornos hormonales o del sistema nervioso central, entre otros. Por lo que una valiosa recomendación es educarse y evitar riesgos innecesarios.

De una misma planta,  pueden existir diversas variedades, de igual apariencia, pero con componentes diferentes y en concentraciones desiguales en sus raíces, tallos, hojas y flores.  De esta manera se podrían causar efectos secundarios.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.