Bebes

Paso a paso: ¿Cómo cambiarle los pañales a un bebé?

cambiar panales
Aunque puede parecer sencillo, cambiar el pañal de un bebé requiere algo de práctica.

Una de las tareas más frecuentes e imprescindibles para el cuidado del bebé es el cambio de los pañales. De hecho, los bebés pueden llegar a necesitar hasta 10 cambios de pañales al día. A menos que seas una mamá experta, cambiar pañales de la forma adecuada para evitar escapes o accidentes, requiere práctica, agilidad, y unos cuántos pañales sucios antes de conseguirlo. ¿Cómo cambiar pañales adecuadamente? ¿Cómo debo colocar el pañal a mi bebé? ¿Qué tan frecuente debo cambiarlos?

Cambiar pañales en la frecuencia y forma correcta, es indispensable para procurar una correcta higiene de las partes íntimas del bebé y prevenir irritaciones en la piel, como rozaduras, dermatitis del pañal u otras infecciones propias de esta zona. Además de limpiar la zona adecuadamente, es importante que el cambio sea de inmediato, ya que el exceso de humedad puede provocar irritaciones en la colita del bebé.

Al comienzo, la tarea de cambiar pañales puede parecer complicada, sobre todo porque siempre hay pañales mal cerrados, accidentes y escape sorpresas, por ello te explicamos paso a paso cómo levantar las piernitas del bebé, cómo limpiar la zona, cuándo es necesario bañarlo y cuándo usar las toallitas, además de algunos trucos para que domines el arte de cambiar pañales sin ningún inconveniente.

¿Qué es lo que necesitas para cambiar pañales?

Antes de comenzar, asegúrate de tener a la mano todas las cosas que necesitará tu bebé para no tener que ir a buscarlo y dejar solo a tu bebé, ya que este podría rodar y caer fácilmente.

A continuación, a la hora de cambiar pañales necesitas

  1. Escoger una superficie segura: Aunque lo más práctico es tener un cambiador para evitar malas posturas y dolores de espalda, bien puedes hacerlo en cualquier otro lugar, eso sí, procura que sea una superficie limpia, seca y segura para tu bebé.
  2. Pañales limpios: Si son desechables, además de un pañal limpio, deberás tener alcance una tacho de basura para tirar el que está sucio. Si son pañales de tela ajustados, necesitarás en cambio, un pañal limpio desechable y el forro.
  3. Todo lo que necesitas: Para cuidar la piel del bebé y evitar cualquier tipo de irritación o rozadura, también necesitarás toallitas húmedas, jabón para bebé, esponja, gasa y crema protectora. En caso de que haya manchado la anterior, también necesitaras un conjunto de ropa limpia.
  4. Lávate las manos: Una vez tengas todo preparado, lava y seca bien tus manos antes y después de cambiarlo.

¿Que elementos tienes que tener a mano a la hora de cambiar el pañal al bebé?

  • Pañal limpio de reemplazo
  • Toallitas, o esponjas para limpiar
  • Crema para los pliegues
  • Un lugar donde tirar el pañal sucio

Recuerda nunca dejar sólo a tu bebé mientras lo cambias ya que podría caerse fácilmente, además te recomendamos sostener a tu bebé en todo momento. Si acostumbras a cambiarlo sobre tu cama por ejemplo, lo ideal es hacerlo en el medio, así evitarás que se caiga.

Cuando no estés en casa, recuerda llevar siempre contigo un cambiador impermeable y plegable, de modo que puedas apoyarlo en una superficie segura y cambiar al bebé cómodamente, de una forma segura e higiénica.

cambiar panales mamá y bebé
Antes de colocar al bebé en el cambiador, prepara todo lo que vas a necesitar.

¿Cómo cambiar pañales a un bebé? Paso a paso

Cambiar pañales a un bebé es una tarea diaria que deberás hacer durante sus primeros dos años de vida, o hasta que el pequeño esté listo para ir al baño él solito. Por ello es importante que a medida que vayas adquiriendo práctica, aprendas cómo hacerlo de la forma más rápida y sencilla.

Aunque se trata de un acto de higiene muy importante, el cambio del pañal también es una oportunidad para interactuar con el bebé y  ofrecerle muchos mimos.

Antes de comenzar asegúrate de tener todo a mano para no dejar solo al bebé

En cada paso, puedes contarle lo que vas a hacer, mientras lo observas cariñosamente y mantienes el contacto piel con piel. De esta forma harás del momento del cambio, uno de los más especiales.

Como ya debes saber, todos los bebés son diferentes y algunos se mueven más que otros, por lo que es posible que la tarea de cambiar pañales resulte más difícil de lo habitual para algunos padres, por ello te enseñamos paso a paso cómo cambiar pañales a un bebé.

Veamos en detalle cada paso para cambiar el pañal por separado

1. Retira el pañal sucio

Una vez recuestes a tu bebé en una superficie segura y cómoda, le quitarás toda su ropita de la cintura para abajo. Despega las tiras adhesivas del pañal sucio y mientras levantas sus piernas tomándole desde los tobillos, límpialo rápidamente si tiene restos de caca en su culito.

Aprender a quitar el pañal correctamente es la clave para evitar los enchastres

En esta misma posición, retira el pañal con cuidado para evitar que su contenido se derrame. La idea es que levante un poco su culito para que puedas sacarlo por debajo. Este es el método más rápido y eficaz de retirar el pañal sucio.

Dobla el pañal y tíralo a la papelera, también  puedes colocarlo bajo su culito para no manchar el cambiador.

cambiar pañales bebé
Abre las cintas adhesivas del pañal sucio, y muévelas hacia atrás para que no se adhieran a la piel del bebé.

2. Limpia la colita y los pliegues cuidadosamente

Lo ideal para evitar irritaciones, es lavarlo con agua y jabón, sino en todo caso, puedes utilizar una esponja suave y húmeda. Deja las “toallitas húmedas” para el exterior, cuando estén de paseo y sea imposible lavarlo.

A la hora de limpiar las partes íntimas de tu bebé, es importante que te asegures de hacerlo bien. La forma más adecuada de hacerlo es de delante hacia atrás, (es decir desde la vagina hacia el culito) sobre todo en las niñas, ya que así se evita que entre bacterias a la zona vaginal y se produzca una infección.

Si lo crees necesario, levanta las piernitas de tu bebé para que puedas alcanzar mejor sus partes íntimas.

Es muy importante limpiar muy bien todos los pliegues de la piel del bebé

Recuerda limpiar todos los pliegues que se forman en los muslos y las nalgas, ya que muchas veces se suelen producir irritaciones y dermatitis al haber zonas y pliegues mal limpios o sucios. Si tu bebé es niño te recomendamos cubrir su pene con el pañal limpio, mientras pasas la toallitas, pues si mantiene al aire libre, existe la posibilidad de que ocurran “escapes” sobre todo lo que esté a su alcance.

A la hora de escoger las toallitas húmedas, te recomendamos prestar una especial atención a la reacción de su piel ante su uso, para que puedas escoger las más adecuadas y evitar posibles irritaciones como la dermatitis del pañal.

cambiar panales limpieza
Es importante que la limpieza de las partes íntimas del bebé sea de adelante hacia atrás para evitar infecciones.

3. Seca la zona y aplica crema

Una vez hayas lavado sus partes íntimas, seca el área dando pequeño toquecitos con una gasa o toalla limpia, en especial la parte de los pliegues. También puedes dejarlo secar al aire unos minutos, ya que así evitarás posibles irritaciones en la piel.

Cuando esté sequito, aplica una crema protectora con óxido de zinc o vaselina para eliminar la humedad y evitar así que se irrite la piel de la zona.

4. Coloca el pañal limpio

A la hora de colocar el pañal limpio, ábrelo y sujeta al bebé nuevamente por los tobillos con una mano (coloca tus dedos entre ellos para sus piernitas no choquen), y coloca el pañal nuevo hasta la altura de la cintura, comprobando siempre que esté centrado y el bebé se sienta cómodo.

Recuerda colocar por la parte de abajo, el extremo del pañal que tiene los cierres adhesivos ya que de lo contrario estará mal colocado.

Es muy importante usar un pañal adecuado a la talla de nuestro bebé

A continuación, dobla la parte delantera del pañal sobre la barriguita del bebé, pasándolo cuidadosamente entre sus piernas para que el pañal no se abulte demasiado en esta zona, ya que de lo contrario podría causar incomodidad e irritaciones.

Si tu bebé es recién nacido es importante que evites cubrir el cordón umbilical hasta que este se seque o se haya caído. Puedes optar por pañales especialmente diseñados para recién nacidos, ya que tienen el corte ideal para este propósito. Si tu pequeño es varoncito, lo ideal es que su pene quede apuntando hacia debajo de modo que el pañal pueda retener mejor la orina.

5. Ajusta el pañal sin apretar

Este último paso consiste en cerrar el pañal pegando las cintas adhesivas que tiene en cada extremo. Es importante que ambos adhesivos queden bien ajustados, ya que de esto dependerá que no ocurra ningún escape inesperado, eso sí, no lo aprietes al punto de pellizcar la piel del bebé porque podrías hacerle daño.

Para saber si el pañal quedó bien ajustado, introduce tus dedos entre el pañal y su pancita. Si los notas muy flojo o muy apretado, puedes ajustarlo nuevamente usando las cintas adhesivas.

cambiar pañales cintas
Ambos adhesivos deben encontrarse a la misma altura, de esta forma te aseguras de que el pañal quede bien centrado.

¿Cada cuanto y cuándo se deben cambiar los pañales?

Cuando de cambiar pañales se trata, son muchas las dudas que pueden surgir entre los padres primerizos. Una de las comunes tiene ver con la frecuencia con la que se debe cambiar los pañales.  Como bien debes saber, los bebés suelen hacer pipí o caca muchas veces durante el día, en especial después de haber comido, por lo que un buen momento para cambiarlo sería cuando ya han acabado de comer.

Es muy importante evitar que la delicada piel permanezca en contacto con las heces del bebé durante mucho tiempo ya que es el principal motivo de los problemas de la piel

La clave está en evitar que la delicada piel de esta zona permanezca en contacto con las heces del bebé durante mucho tiempo, ya que el exceso de humedad que produce la orina puede provocar irritación en su piel. Cuando las necesidades permanecen en contacto con la piel del bebé más de lo recomendado, se produce una zona calurosa y húmeda que aumenta la sensibilidad de la piel y daña la barrera natural de protección de esta zona.

Por este motivo, es de suma importancia que cambies los pañales de tu bebé justo en el momento el que te des cuenta que está mojado o sucio, ya que este es el principal factor por el cual se producen las rozaduras en la piel del bebé.

Para evitar que pase mucho tiempo entre cada cambio de pañal, es importante que estés muy atenta a los ritmos de tu bebé y revises su pañal antes y después de cada comida, ya que este suele ser el momento en el que hacen sus necesidades. Si tu bebé va a tomar su siesta, trata de cambiarlo de acostarlo, sino puedes esperar a que despierte.

¿Y en el caso de la caca?

Aunque es normal que a veces no nos percatemos de que el bebé ha mojado su pañal, cuando se trata de la caca el cambio del pañal no debe esperar. Si bien puedes aplicar el mismo método para saber en qué momento cambiarlo, nada mejor que tu olfato para salir de dudas y cambiarle el pañal justo cuando sea necesario. Puede que el bebé defeque nuevamente al ratito de haberlo cambiado, así que no te desesperes, es algo muy común en los bebés más pequeño.

Al permanecer el pañal mucho tiempo en contacto con la delicada piel del bebé, la combinación de las heces con la orina pueden causar fricción en la zona y provocar un ambiente perfecto para las bacterias e irritaciones, ya que se desequilibra el ph de la piel.

cambiar pañales cuando
Mientras más frecuente sea el cambio del pañal, menos probabilidades hay de que tu bebé tenga irritaciones.

Cambiar pañales requiere práctica, pero cómo se trata de una tarea que se repetirá muchas veces a lo largo del día, pronto conseguirás dominar los cambios de pañal con más seguridad y soltura. Recuerda que el cambio constante de pañales y la aplicación de una buena crema protectora, ayudará a que la zona permanezca seca, sana y sin irritaciones que incomoden al bebé.

Recuerda nunca debes dejar sólo a tu bebé mientras lo cambias ya que podría caerse

Esta publicación ha sido revisada y avalada por la Dra. Abril Espinoza Romero Especialista en Pediatría y Puericultura de la Universidad Central de Venezuela (CMDMC 30.178 | MPPS 92.840)

Además, la Dra. Abril Espinoza Romero es promotora de Lactancia Materna avalada por la OMA-UNICEF y desde el 2012 está enfocada en el área de salud con infantes.