Bebes Maternidad

¿Es mejor una niñera o un jardín maternal?

niñera con niña en los brazos

Muchos padres se preguntan cuál será la mejor opción para encargar el cuidado de su bebé cuando ellos retomen nuevamente sus obligaciones laborales. Algunos padres optan por buscar un servicio más personalizado al contratar una niñera que vaya a la casa y atienda al bebé en todas sus necesidades, mientras que otros se inclinan por dejar a su bebé al cuidado de un maternal o jardín de niños.

Ambas opciones son válidas y presentan ventajas y desventajas para tu tranquilidad y la del bebé. Lo importante al escoger a alguna de ellas es tomar algunas precaución y cerciorarse que el pequeño esté en las mejores manos posibles.

A continuación te mostramos algunas cosas que debes saber y tomar en cuenta cuando escoges una niñera o maternal para tu niño.

La niñera asegura atención personalizada

Si optas por contratar una niñera para que esté en casa mientras tú no estás, seguramente estarás pensando que es lo más adecuado pues no representará un cambio de ambiente para el bebé. De esta forma tu niño estará más tranquilo con sus cosas como su cuna y su coche.

De igual forma, con una niñera en casa el bebé podrá mantener su rutina de siesta y alimentación y los padres podrán tener un mayor control en cuanto a lo que come y al ambiente en el que se encuentre.

Otra ventaja es que los bebés tendrán menos posibilidades de contraer resfriados u otros virus y enfermedades que pueden ser transmitidos por los demás niños. En algunos casos mucha niñeras pueden estar disponibles a distintas horas, por lo que una salida en la noche planificada puedes realizarla dejando a tu bebé con la niñera.

Sin embargo, debes tomar en cuenta que una de las preocupaciones a la hora de escoger una niñera es encontrar a la mejor posible, lo cuál no siempre es así.

Otra desventaja es que las niñeras suele ser un poco más costosas que una guardería, por lo que tu presupuesto puede verse más ajustado. Además para algunos padres puede resultar incómodo que una persona ajena esté en la casa todo el tiempo.

El bebé socializa más en el maternal

Si optaste, o estás pensando, en una guardería para tu bebé, lo importante es escoger la más indicada que esté cerca de tu hogar y te genere confianza.

Generalmente en las guarderías los niños son atendidos por personas calificadas que tienen formación pedagógica, lo cual es muy importante para asegurar una buena atención del bebé. Otra ventaja de los maternales es que suelen ser más económicos que una niñera.

Además, tu hijo podrá disfrutar de la compañía de otros niños, lo cual lo ayudará en empezar su proceso de socialización y resultará una ventaja para adaptarse posteriormente al primer día de escuela.

Otro aspecto a evaluar es que los horarios de las guarderías suelen ocupar todo el día, lo que te permitirá ir al trabajo con confianza. Sin embargo, si quieres salir de noche, la mayoría de las guarderías no prestan este servicio.

Otra dificultad de los maternales es que tu bebé no tendrá una atención personalizada, sino que una persona en la guardería se encarga de varios bebés o niños a la vez.

El bebé también deberá acostumbrarse a un ambiente nuevo, el que también, al estar en contacto con otros niños, puede ocasionar mayores probabilidades de contraer virus. Ante esto es también importante resaltar que algunos estudios señalan que el contagio o resfrío a temprana edad pueden generar anticuerpos al niño.

Aspectos a tomar en cuenta en cualquier caso

Si bien te decides por una niñera o por una guardería, es importante que evalúes con anterioridad dónde o con quién va a quedar tu niño y tengas varias opciones para escoger la mejor posible.

En el caso de optar por una niñera, es importante realizar entrevistas y pedir referencias acerca de su experiencia laboral. Lo mismo aplica para las guarderías, donde además es importante evaluar que el lugar sea seguro y cómodo para tu bebé.

A pesar del cambio que implica dejar a tu bebé al cuidado de otra persona o institución, es importante que cuando llegues a casa compartas tiempo de calidad con el pequeño para que el bebé sienta que, a pesar de los cambios, tú siempre vas a estar allí para él.