Bebes Maternidad

¿Por qué debes amamantar a tu bebe?

Muchas madres dudan si deben amamantar a su hijo, creen que podrían dañar su pechos u otros miedos. Muy importante es que al amamantar podrá adelgazar mas rápidamente y con menos esfuerzo, ademas que, ayuda a estilizar la silueta. Veamos algunos de los beneficios de la lactancia para la madre:

Amamantar mejora la autoestima y fortalece el vínculo madre – hijo

Las madres que amamantan se sienten “más seguras”, “más madres, y “útiles”, además que disminuye la depresión puerperal (después del parto). Amamantar te ayuda a sentirte más feliz y vivir mejor la experiencia de ser madre.

La llegada del bebé genera una “crisis” en la familia, ya que hay un cambio en el funcionamiento de la familia, donde cada uno debe “adaptarse” a un nuevo “rol” y una nueva “forma de vida”.

“No es fácil pero es hermoso, y es el ser tan hermoso lo que lo hace fácil” J. Bucay

La madre puede sentir sentimientos encontrados, tanto de tristeza como de alegría, puede sentirse “confundida” con tantas emociones y en especial “sobrecargada” por la atención del bebé, la casa, el marido y sus actividades anteriores.

El saberse “útil”, ver que su cuerpo y su presencia, que aporta calor, amor y alimento, pueden ser lo único que su bebé sigue necesitando, mejorará su autoestima y la ayudará a sobrellevar los contratiempos con seguridad, a “crecer” como mamá y favorecerá el restablecimiento del vínculo madre – hijo, interrumpido abruptamente con el parto

Amamantar previene hemorragias

La lactancia estimula la secreción de hormonas (ocitocina) que disminuyen el sangrado post – parto y el riesgo subsiguiente de padecer anemias, por lo que es tan beneficioso colocar al bebé al pecho inmediatamente después del nacimiento, en la misma sala de partos o en cirugía (si nació por cesárea).

Ayuda a espaciar los embarazos

Aprobado por la OMS, Organización Mundial de la Salud, la lactancia como método anticonceptivo NO es 100% efectivo, como no lo es ningún método. Quienes lo quieran usar deben saber que:
1. La mujer debe estar amenorreica, es decir, no tener menstruaciones, ni ningún sangrado de 1 día o 2. Esto no se sabrá hasta 7 semanas después del parto, con lo cual hay que tener cuidado en esas semanas.
2. Debe dar el pecho exclusivo, sin incluir jugos, líquidos, agua o cualquier otra cosa que pueda interferir la lactancia. Además, las tomas nocturnas no deben espaciarse más de 6hs y las diurnas más de 4hs.
3. Y sólo garantizan protección, en los primeros 6 meses del bebé, ya que la OMS recomienda la introducción de alimentación complementaria a partir de esa edad.

Dar de mamar ayuda a estilizar la silueta y reducir el peso acumulado en el embarazo.

La grasa de “reserva” que nos queda después del parto, se localiza en abdomen, glúteos y cadera y no se reducen con dietas ni ejercicios físicos o aparatos, ya que la naturaleza la tiene “reservada” para producir leche. La madre al amamantar, podrá adelgazar alrededor de 500 a 700 gramos por mes. A tener en cuenta además que esto se da, manteniendo una alimentación adecuada, sin dietas restrictivas, consumiendo 500 calorías más de las que comía habitualmente.
Amamantar hace más práctica la alimentación nocturna, en viajes, etc.

Dado que la leche materna tiene el mejor envase, no requiere envío ni distribución y está siempre disponible a temperatura justa.
Si viajamos no tendremos que preocuparnos por cambios de agua, contaminación, esterilización de biberones o temperatura de la leche. Ya que la embaraza siempre lleva el alimento consigo.

Previene enfermedades y reduce el riesgo de contraerlas.

Las mujeres que amamantan tienen menor posibilidad de padecer cáncer de mama y ovario en el futuro, ya que hay una relación directa entre mayor tiempo de lactancia y menor incidencia de estas patologías.
Además las mujeres que amamantan tienen menor posibilidad de padecer osteoporosis (con la consecuencia más común que es la fractura de caderas) en la post – menopausia, ya que los cambios hormonales producidos por la lactancia, favorecen los depósitos de calcio en el hueso y determinan una mejor absorción de este mineral.