Saltar al contenido

¿Cómo conservar tomate? Trucos útiles para almacenarlos por largo tiempo

Cómo conservar tomate

La temporada de cosecha de tomate, te permite conseguir una gran la variedad de estos en el mercado. Por tanto, es habitual comprar todo tipo de tomates, para ensaladas, salsas, aderezos e incluso para hacer jugos deliciosos. Pero, ¿Cómo conservar tomate?

Saber cómo conservar tomate en casa para disfrutar de su sabor inigualable y sus nutrientes. Recuerda deben estar debidamente cuidados para evitar que se dañen o pudran.

Siempre se dice que jamás hay que guardarlos en la nevera «¡es un crimen!», pero cualquiera que haya cosechado sus propios tomates de huerta sabrá que muchas veces no queda más remedio.

El mejor tomate

¿Cómo conservar tomate?

El tomate es catalogado como una fruta, para saber cuándo hay que guardarlos en la nevera y cuándo no, es preciso comprender qué sucede al refrigerar un tomate, y también conocer un poco más la naturaleza de la hortaliza reina del verano.

Puedes conocer 1000 maneras de cómo conservar tomate, pero conoce primero el tomate y luego sabrás como conservarlo.

También te puede interesar: ¿Cómo conservar los ajos?

El tomate es un fruto climatérico

Los tomates siguen su nivel de maduración después de la recolección. Incluso cuando vas al super es muy valido comprarlos verdes, pintones o rojos y óptimos para ser utilizado al momento, lo mismo que haces cuando compras los aguacates.

Dato importante, si guardamos en la nevera un tomate poco maduro, paralizaremos el proceso y nunca llegara a su punto máximo.

Las frutas climáticas se pueden conservar fuera o dentro de la nevera

No todos los tomates son iguales

Existen infinidad de variedades de tomates, y cada año aparecen nuevos en el mercado. Los investigadores desarrollan y mejoran las semillas cada vez enfocadas más en el sabor y no tanto en el aspecto -priorizando ahora los tomates que sí saben a tomate, y cada uno tiene sus peculiaridades.

Los tomates más carnosos, con menos zumo y semillas, como los tipo pera, sufren más si se refrigeran antes de tiempo, volviéndose algo harinosos, mientas que los rebosantes de jugo y azúcares resisten mejor las bajas temperaturas de la nevera. Los tipo cherry, con elevados grados Brix, apenas pierden cualidades al ser refrigerados.

A menudo, los tomates de invernadero tienen una mejor poscosecha, mientras que los cultivados bajo el sol de verano ofrecen una conservación óptima más corta. También influye la distribución, pues hay frutos destinados al mercado más local inmediato, y otros se recolectan para soportan mejor el transporte más largo y una ventana de comercialización más amplia.

Los tomates grandes y rojos son mas resistentes a los cambios climáticos

El punto clave

Los tomates de mejor calidad y en su mejor momento de maduración sí se benefician de la nevera. Pueden incluso ganar a los que tengamos a temperatura ambiente. Es decir, un tomate que ya está maduro continuará madurando hasta pasarse y, eventualmente, pudrirse.

Cuando ha alcanzado su punto óptimo, la nevera ralentiza el proceso, manteniendo sus cualiadades en lentitud. Cuanto mejor sea el tomate mejor responderá al frigorífico. Ningún método de conservación convertirá un tomate mediocre en un fruto sabrosísimo.

Pero si lo que te gusta son los tomates muy jugosos, dulces y aromáticos, tendrás que buscar variedades cultivadas localmente en campos abiertos, que hayan madurado bajo el sol, pues potencia los azúcares naturales, recolectados en su punto.

La clave es la calidad

La cuestión de la temperatura

La conservación a temperatura ambiente, es una de las claves de la maduración de los tomates, esto cuando son verdes. Sin embargo, la mayoría parten de condiciones irreales para la mayoría de hogares en verano, cuando no es raro que la cocina no baje de 28-30ºC. Pero cuando la temperaturas es inferiores a 5ºC producen pérdidas de volátiles aromáticos del tomate.

Por otro lado cuando la temperatura constante de unos 20-23ºC es ideal para conservarlos. Pueden ser indicaciones útiles de cara al distribuidor o comerciante, quien sí debe valorar las condiciones poscosecha para alargar la vida útil de sus productos. En casa se debe ser más practico.

Hoy en día las neveras cuentan con cajones especiales para las frutas y verduras, los cuales, teóricamente, mantienen una temperatura más elevada y con la humedad óptima para su conservación. Recordemos que no todas las partes del refrigerador ofrecen la misma temperatura.

La temperatura ideal

La refrigeración

El punto de refrigeración y el lugar donde lo coloques en el refrigerador es la clave, además de comprarlo frescos y sanos. Otro de los puntos interesantes es que deben estar en su punto máximo, esto quiere decir que deben estar duros pero de color rojo vivo. Si los prefieres verdes pues la duración de maduración es de 2 a 3 días.

Siempre es importante priorizar al escoger los mejores tomates que encuentres en su punto óptimo de maduración para su consumo inmediato, comprando solo los que necesites en cada momento. Y que sean de la variedad que más te guste, claro.Un buen tomate listo para comer huele a tomatera, cede ligeramente a la presión y pesa más, al contener más zumo.

Por otro lado, Si no los vas a consumir en el día y están ya perfectamente maduros, guárdalos en la nevera, en el cajón especial de vegetales, separados de otros productos climatéricos que emitan etileno. Procura que no se amontonen demasiado. Nunca refrigeres los tomates que aún no hayan madurado del todo; si están algo verdes o demasiado duros, déjalos a temperatura.

Otro Tips

En ambos casos, conserva los tomates con el pedúnculo cuando sea posible (pues protege al fruto de agentes externos como insectos o microorganismos) y boca abajo. Vigila bien los tomates sin refrigerar cada día para consumirlos en su momento óptimo o refrigerarlos. En épocas de mucho calor pueden sobre madurar muy rápido.

Dale su puesto

Otra manera de saber cómo conservar tomate

Olvídate de botar comida que no haz utilizado, aveces abres la nevera y ves los tomates viejos y perdidos. Recuerda los tomates sirven para TODO, pero debes saber como prepararlo para conservarlos.

Los tomates frescos verdes

Los tomates maduros  tiene son los mejores y más adecuados para utilizar en la cocina. Pero si el caso es que compraste tomates más verde de lo habitual, con el objetivo de consumirlos un tiempo después, puedes conservarlos verdes durante más tiempo manteniéndolos a temperatura ambiente, en un lugar fresco, seco y alejado de la luz solar directa.

Evita meterlos en la nevera, ya que con esto ralentizas demasiado el proceso de maduración de los tomates, y la baja temperatura afectaría negativamente al sabor y a la textura de la fruta. La posición también es importante: para que el tomate fresco aguanten el mayor tiempo posible debemos colocarlos con la parte del tallo hacia abajo.

Verdes deben quedar a temperatura ambiente y con el tallo para abajo

¿Cómo conservar un tomate fresco y maduro?

Una vez maduros, unos tomates sanos pueden aguantar hasta una semana fuera de la nevera. Para ello, los tomates deberán estar sanos, sin manchas, golpes o grietas en la piel. El color debe ser bastante intenso y, aunque puede haber algo de variación en función de la variedad, no deberán estar demasiado pálidos para que aguanten más tiempo.

Debes conservarlos en un lugar fresco, seco, algo ventilado y sin exposición directa a la luz. Podes usar, una bolsa de tela o de papel para guardarlos.

La temperatura ideal será de entre 13 y 20 grados centígrados. Cuando quieras que maduren, puedes empezar a darles la vuelta y dejar la parte del tallo hacia arriba, para que concentren su sabor y aroma.

Un detalle muy importante a evitar para que nuestros tomates aguanten más tiempo es ponerlos cerca de otras frutas y vegetales, como las manzanas, los plátanos o las patatas.

Estos alimentos liberan etileno, una sustancia gaseosa que puede acelerar el proceso de maduración de otros frutas y verduras. Aléjalos de estos para evitar su maduración prematura.

Verde, pintón, maduro

Tomates cuando empiezan a pasarse de maduración

Si acumulaste muchos tomates y estos comienzan a estar un poco pasados, siempre podes alargar unos días más su vida útil guardándolos, ahora sí, dentro de la nevera y en una bolsa de papel. En este caso, es mejor que los uses en un par de días o tres si quieres consumirlos frescos, en ensaladas u otro tipo de preparaciones en crudo.

Para ello, conviene sacarlos un par de horas antes del frigorífico para que puedan ir atemperándose. Si no vas a consumirlos antes de 3 días, mejor dejarlos para elaborar otro tipo de platos y preparaciones en los que se concentre su sabor, ya que tras el paso por la nevera los tomates perderán aroma y tono en su textura. Puedes usarlos sofritos o en salsa.

Tomates cocinados

Una vez cocinados, la composición de los alimentos cambia y podríamos decir que estos comienzan una nueva etapa de conservación. Puedes conservarlos durante un tiempo extra preparando una salsa concentrada de tomate frito, añadiéndoles otras verduras y preparando un pisto, escaldándolos y guardándolos en un tarro de cristal después de un hervido, etc.

De esta manera la preparación podría durar unos días extras y disponer de ellos cuando quieras.

¿Cómo conservar tomate congelado?

No solo es posible congelar los tomates una vez cocinados, sino que también puedes hacerlo en crudo, bien enteros o en trozos, para cocinarlos varios meses después. Si escoges por esta forma de conservarlos, es importante que los guardes bien secos, para que no se peguen entre ellos al congelarse, dentro de una bolsa de papel o de un táper.

Una de las ventajas que tiene congelar los tomates es que si quieres pelarlos para hacer alguna preparación en concreto, esto será muy fácil una vez que se descongelen, ya que la piel se desprenderá de la carne del tomate casi sola.

Mantiene sus nutrientes, pero pierde su firmeza

Conservas y mermeladas de tomate

Los tomates son también uno de los mejores candidatos de la huerta para convertirse en magníficas conservas o confituras. Con estas elaboraciones puedes llegar a disfrutar de los tomates hasta 2 años después sin necesidad de frío. En este caso, es mejor seleccionar los tomates más maduros de todos.

También es especialmente importante ser muy rigurosos con los procedimientos higiénicos que requiere la elaboración de conservas: deberemos esterilizar los botes de vidrio y las tapas que usaras para guardar las conservas. Puedes sumergirlo unos 3 minutos en agua hirviendo y una vez llenos los tarros con la preparación de tomate, los llevas al baño maría unos 20 min.

 

Envasarlo al vacío

Tomates en seco

Otra muy buena forma de conservar los tomates es desecándolos, para poder disfrutar de ellos como condimento de guisos, para hacer sofritos o para añadirlo en ensaladas. Para secar los tomates tendrás que conseguir que estos pierdan el agua que contienen, con lo que perderán también la mayor parte de su peso.

La parte positiva es que logra concentrar mucho la intensidad de su sabor, y podres consumirlos muchos meses después. Para secar los tomates, debes cortarlos, salarlos y ponerlos al sol durante varios días. Lo ideal es que estén al aire libre.

Tomate seco para todo la mejor forma de conservarlos

Saber cómo conservar tomate u otro tipo de verdura, o frutas siempre es importante ya que de esta manera alargar la vida útil de tus alimentos, dentro y fuera del refrigerados. Mantener y garantizar que los nutrientes no mueran en el proceso de maduración de ellas es otro gran reto. Seguir algunos de estos consejos te ayudara a disfrutar de tus frutas y verduras.

La nevera siempre va ha ser tu mejor aliado, e incluso cocinarlos y conservarlos para salsas o aderezos es una buena opción. Pero en tu mesa nunca puede faltar una buena ensalada con tomate fresco, una buena pizza con una salsa natural de tomate o un buen sofrito de tomate. Cuida y protege los nutrientes de tus tomates.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.