Embarazo

Trabajo de parto prematuro ¡Síntomas y señales de alerta!

trabajo de parto prematuro señales
Muchas mujeres embarazadas pueden experimentar señales de parto prematuro en el algún momento del embarazo.

Uno de los aspectos más importantes que debe conocer una futura mamá, es la fecha probable de parto. Además de ayudarla a preparase para el gran día, establecer una fecha probable a medida que se acerca el último trimestre de embarazo, le asegura que su bebé nacerá en el momento indicado, pero ¿Qué ocurre cuando existe una amenaza de trabajo de parto prematuro?

La mayoría de los partos se llevan a cabo entre la semana 37 y la semana 42 de embarazo, pero cuando los síntomas de trabajo de parto inician antes de la semana 37 de embarazo, se habla de trabajo de parto prematuro. Dar a luz a un bebé antes de tiempo, puede traer consecuencias negativas a la salud del bebé, los cuales dependiendo del grado de prematuridad, pueden traducirse en problemas muy graves de salud.

10% de las embarazadas experimentaron síntomas de trabajo de parto prematuro

Aunque no es una situación muy común, se estima que el 10% de las mujeres embarazadas pueden experimentar síntomas de trabajo de parto prematuro, por lo que resulta de suma importancia reconocer cuáles son sus síntomas o señales, para poder actuar a tiempo y permitir que el bebé siga desarrollándose en el vientre materno hasta que llegue el momento más indicado para su nacimiento.

Veremos: ¿Qué es el trabajo de parto prematuro?CausasSíntomasConsecuencias¿Que hacer?Tratamientos

¿Qué es el trabajo de parto prematuro?

El trabajo de parto prematuro es que aquel que comienza a manifestarse en forma de contracciones uterinas antes de completarse la semana 37 de embarazo.

Normalmente las amenazas o síntomas de trabajo de parto prematuro pueden ocurrir entre las semanas 21 y 37 de embarazo debido a una serie de causas que incluye rotura prematura de membranas es decir, romper fuentes, infecciones, un embarazo múltiple o anomalías planetarias y uterinas.

Se considera trabajo de parto prematuro cuando se manifiesta en forma de contracciones entre las 21 y 37 semanas de embarazo

Si por el contrario, el trabajo de parto ocurre antes de la semana 21 de gestación, se habla de aborto, y si los síntomas de trabajo de parto se alargan y aparecen después de la semana 42, se considera que es un parto tardío.

trabajo de parto prematuro que es
El trabajo de parto prematuro es el que se inicia antes de completarse las 37 semanas de embarazo.

Causas principales del trabajo de parto prematuro

Aunque se desconoce con exactitud cuál es la causa que pueda descaderar un trabajo de parto prematuro, existe una serie de factores de riesgo que se considera, pueden contribuir al trabajo de parto prematuro en una mujer embaraza, un de las principales es la ruptura prematura de la bolsa amniótica, mejor conocido como romper fuente.

Otros de las causas relacionadas con el trabajo de parto prematuro incluyen las siguientes:

  • Rotura prematura de membranas o bolsa amniótica
  • Miomas o cuello uterino incompetente (incapacidad de permanecer cerrado durante el embarazo)
  • Anomalías fetales o placentarias
  • Infecciones uterinas, vaginales o de tejidos como la placenta y el feto. (Los estreptococos del grupo B con una causa común de tales infecciones)
  • Parto prematuro previo
  • Cirugía abdominal
  • Preeclampsia o hipertensión
  • Placenta previa (implantación de la placenta en el segmento inferior del útero)
  • Embarazos múltiples
  • Enfermedades crónicas de la mamá, sobre todo las relacionadas con el corazón y los riñones, entre otros.

¿Cuáles son los síntomas del trabajo de parto prematuro?

Los síntomas del trabajo de parto prematuro pueden ser propios de un embarazo normal, pero también una señal de alarma de que algo no anda bien.

Los síntomas y señales más comunes del trabajo de parto prematuro entre la semana 21 y 37 de gestación, incluyen los siguientes:

  • Aumento de la frecuencia de contracciones: Una de las señales más evidentes de que has iniciado el trabajo de parto son la contracciones, pero sólo si estas se presentan cada 15 o 10 minutos, con una duración de 2 minutos a 20 segundos, son consideradas una señal de alarma.
  • Rotura de la bolsa amniótica: Un síntoma inequívoco de que el trabajo de parto comenzó, es la rotura de las membranas mejor conocida como romper fuentes. Aunque en estos casos el parto no ocurre de inmediato, si se suele producir antes de las primeras 24 horas para prevenir infecciones.
  • Filtración de líquido o sangrado vaginal: Este síntoma puede presentarse en el segundo o tercer trimestres de embarazo y puede ser un señal previa a un trabajo de parto prematuro. Es importante destacar que corresponde a una hemorragia que proviene del útero y que no está relacionada al ciclo menstrual.
  • Expulsión del tapón mucoso: Cuando se experimenta la expulsión del tapón mucoso este se suele presentar como un flujo mucoso, viscoso y espeso, y es un indicio inequívoco de que el cuello uterino comienza a dilatarse.
  • Sensación de presión en la pelvis, las caderas y la parte interna de los muslos: Una sensación de presión como si el bebé estuviera empujando hacia abajo.
  • Aumento del flujo vaginal: Otra de los síntomas que se puede notar, es el aumento y el cambio del flujo vaginal en cuanto a consistencia y color, el cual puede ser transparente, rosa o amarronado.
  • Dolor vago o intenso en la espalda baja
  • Calambres abdominales: Los dolores abdominales y en el área del vientre también son un síntoma importante. Suelen ser similares a los dolores menstruales y pueden durar más de una hora.
  • Sensación de intranquilidad, escalofríos y aumento de temperatura corporal.

 

Si experimentas algunos de estos síntomas es recomendable que consultes a tu médico

Puesto que la amenaza del trabajo de parto prematuro también puede tener lugar en mujeres saludables con embarazos aparentemente normales y sin un antecedente previo de parto prematuro, es importante que prestes atención a la aparición de algunos de estos síntomas y siempre consultes a tu médico lo antes posible.

trabajo de parto prematuro sintomas
Los síntomas del trabajo de parto prematuro pueden parecerse a los de otras enfermedades o trastornos médicos.

¿Cuáles son las consecuencias de sufrir un trabajo de parto prematuro?

La principal consecuencia de sufrir un trabajo de parto prematuro para una mujer embarazada, es el nacimiento prematuro de su bebé. Aunque la mayoría de los bebés nacen a partir de la semana 37 de embarazo, aquellos que los hacen antes de esta fecha son considerados bebés prematuros y corren el riesgo de sufrir muchas complicaciones.

Al nacer antes de lo debido, los bebés prematuros suelen presentar bajo peso al nacer, es decir registrar un peso menor a 2.500 gramos o 5,5 libra y presentar problemas respiratorios, dificultades para alimentarse y estar más expuestos a las infecciones.

Las consecuencias de un trabajo de parto prematuro es el nacimiento del bebé prematuro con sus problemas de salud

Cuando se tratan de bebés muy prematuros, nacidos antes de la semana 28, muchos de sus órganos no han madurado por completo, por lo que es muy probable que no funcionen de la forma adecuada y se encuentren muy vulnerables.

Algunos de los problemas y riesgos a los que se encuentran expuestos los bebés prematuros son los siguientes:

  • Temperatura corporal inestable: Debido al bajo contenido de grasa en su cuerpo, el bebé puede presentar una mayor incapacidad de mantenerse cálidos.
  • Problemas respiratorios: Los problemas respiratorios son uno de los riesgos más frecuentes y suelen incluir los siguientes: síndrome de insuficiencia respiratoria, filtración de aire en los tejidos, desarrollo incompleto de los pulmones, apnea o suspensión de la respiración y enfermedad pulmonar crónica.
  • Problemas cardiovasculares: Los problemas cardiovasculares abarcan, una presión arterial demasiado baja o demasiado alta y frecuencia cardíaca baja y otros trastornos cardiacos.
  • Problemas metabólicos y sanguíneos como anemia, función inmadura de riñones y niveles demasiados bajos o altos de minerales y otros elementos como el calcio o la glucosa.
  • Dificultades digestivas: Debido a su condición prematura, muchos bebés nacidos antes de la semana 35 no son capaces de coordinar el reflejo de succión y deglución, asimismo es posible que desarrollen enterocolitis necrosante, una enfermedad grave de los intestinos muy común en bebés prematuros.
  • Problemas neurológicos: Otros de los factores de riesgo que pueden presentar tiene que ver con problemas neurológicos como hemorragias cerebrales, tono muscular deficiente, convulsiones a consecuencia de las hemorragias, ablandamiento de los tejidos del cerebro,
  • Infecciones: Al nacer prematuros, los bebés son más vulnerable a infecciones, por lo que requieren más cuidados y antibióticos.

¿Cómo actuar ante los síntomas de trabajo de parto prematuro?

Ir a las consultas médicas regularmente a lo largo de todo el embarazo puede disminuir considerablemente las probabilidades de sufrir un parto prematuro, aun así es importante que toda futura mamá sepa cómo actuar y qué acciones seguir ante la posibilidad de experimentar síntomas de trabajo de parto prematuro.

Estas son las recomendaciones de los especialistas en caso de presentar síntomas de trabajo de parto antes de la semana 37:

  • En caso de tener contracciones frecuentes, recuestaste sobre el costado izquierdo para que estás cesen poco a poco. Si notas que en la próxima hora no se detienen, es momento de que acudas al médico.
  • Si presentas la salida de fluido vaginal, en un color transparente o sanguinoliento bien podría tratarse de la expulsión del tapón mucoso o una fisura en la bolsa amniótica, es por ello que no debes dudar en acudir al hospital de inmediato, pues según sea la evaluación del médico en cuanto al estado del bebé, es posible que te receten tocolíticos para detener el trabajo de parto prematuro.
  • En importante que te mantengas bien hidratada: Además de ser sumamente beneficioso para la salud beber dos o tres vasos de agua entre comidas, aumenta el volumen de la sangre en el organismo, lo cual contribuye a controlar los niveles oxitocina, la hormona responsable de las contracciones uterinas.
trabajo de parto prematuro como actuar
Reconocer las señales de alarma es muy importante para la detección temprana y la posibilidad de seguir un tratamiento.

Tratamientos para detener el trabajo de parto prematuro

Una vez se presentan los primeros síntomas, es necesario acudir de inmediato al médico para que este realice una evaluación más exhaustiva de los síntomas. En un primer momento, el ginecólogo comprobará si se ha producido algún cambio en cuello uterino, es decir la dilatación.

Posteriormente realizará una ecografía para observar el estado del bebé y los latidos cardiacos, así como las contracciones uterinas de la mamá.

trabajo de parto prematuro tratamiento
Siempre y cuando no se presente un rotura de la bolsa amniótica, se puede detener el trabajo de parto a tiempo.

En el caso de tratarse de un verdadero indicio de trabajo de parto prematuro, el ginecólogo tratará de evitar que éste se produzca a través de un tratamiento a base de medicamentos y las siguientes indicaciones:

  • Reposo: el cuál puede recomendarse tanto en casa como en el hospital
  • Hospitalización: En función del avance del embarazo y de la dilatación del cuello uterino, en ocasiones la mamá deberá permanecer interna en el hospital
  • Medicación con tocolíticos: Se trata de un tratamiento especial para ayudar a detener o desacelerar las contracciones.
  • Medicamentos corticosteroides: A diferencia del tratamiento anterior, este medicamento puede ayudar a que los pulmones del bebé maduren.
  • Cerclaje cervical: es un procedimiento especial para aquellas mujeres que presentan un cuello uterino incompetente o con incapacidad de mantenerse cerrado. Su función es saturar la apertura del cuello del útero.
  • Antibióticos para tratar posibles infecciones
  • El parto: Cuando los tratamientos no pueden detener el trabajo de parto prematuro, o tanto la mamá como el bebé corren peligro, los especialistas pueden optar por inducir el parto. Dependiendo de cada caso, es posible que se recomiende un parto por cesárea.

La mejor forma de evitar un trabajo de parto prematuro es con un buen cuidado prenatal y estando alerta de las señales.

La mejor forma de evitar un trabajo de parto prematuro es procurando un cuidado prenatal regular, ya que de esta forma se puede seguir de cerca tanto salud del bebé como el de la mamá, e identificar los problemas o hábitos que puedan aumentar los riesgos de sufrir un trabajo de parto prematuro.

Es por ello que resulta tan importante que acudas a todas las citas del ginecólogo desde el comienzo del embarazo y estés atenta a los factores de riesgo que influyan en el riesgo de tener trabajo de parto y parto prematuro, como fumar o tener un estilo de vida incompatible con el trabajo.

Si experimentas alguno de los síntomas consulta con tu medico inmediatamente

Última actualización del articulo 18 mayo 2018