Bebes Estimulación Temprana

Ejercicios de estimulación acuática para bebés de 0 a 3 meses

La bañera será ideal para su primer acercamiento con el agua

Nuestro bebé está en el primer trimestre y estamos súper emocionadas por verlo jugar en el agua con la estimulación acuática para bebés. Cuando estamos por empezar esta aventura juntos a los bebés, el primer contacto con el agua es lo mejor, ver su rostro, cómo toca el agua con sus manitos o incluso ver cómo se aferran fuertemente a mamá para no entrar en el agua. Estas son experiencias únicas que de seguro te gustará guardarla con fotografías o vídeos caseros que puede tomar papá o cualquier otra persona que nos ofrezca su ayuda.

Los bebés aman el agua y los ejercicios de estimulación acuática

Es importante saber que la estimulación acuática para bebés puedes iniciarla durante su primer trimestre de vida o cuando el bebé y tú como mamá se sientan preparados para hacerla.

Veamos algunos ejercicios de este tipo de estimulación temprana súper sencillos, que te permitirán tener una experiencia diferente y agradable con la personita que más amamos, nuestro bebé. Además, estaremos ayudando significativamente a nuestro bebé en su desarrollo psicomotor y afectivo.

Los ejercicios de estimulación acuática ayudan al desarrollo de los bebés así como experimentar y conocer el agua

Serie de Estimulación acuática:  para bebés de 0 a 3 meses –  para bebés de 4 a 6 meses – para bebés de 7 a 9 meses – Matronatación

Es necesario regalarles un masaje al sumergirlos en el agua para que puedan relajarse

Ejercicios de estimulación acuática para bebés de 0 a 3 meses

La estimulación acuática para bebés de 0 a 3 meses se basa en la familiarización del bebé y la madre con el agua, piscina o bañera, así como también empezar a conocer los primeros ejercicios dentro del agua. Estos ejercicios tambien son utiles si tu bebé es más grande pero se estén iniciando a conocer el agua

Veamos algunos ejercicios que nos ayudarán con la estimulación acuática para bebés de 0 a 3 meses,.

Antes de sumergirnos

¡Muy importante!

Previo al momento de entrar al agua, es importante que le brindes el tiempo necesario al bebé para que la conozca.

  • Recomiendan cargar al bebé y mojarle las manitos mientras le damos mensajes de amor, diciéndole cuanto lo amamos y nos alegra que esté intentando esta nueva experiencia.
  • Si estas en una piscina, puedes sentarte con el bebé cargado en el borde, sin salpicar el agua porque lo puede alterar y comenzará a ponerse mucho más nervioso.
  • Si es una piscina chequear que el nivel de cloro no sea muy fuerte, y si es al aire libre evitar los horarios con el sol muy fuerte.
  • Comienza a mojarle sus piecitos, carita y otras partes de su cuerpecito sin todavía sumergirlo.
  • Si es posible coloca música de fondo instrumental infantil para que pueda estar lo más relajado posible.
  • No dejes de mandarle mensajes de amor a tu bebé, esto aumentará su confianza para sumergirse en el agua.

Es importante que sea muy gradual, y debemos tener en cuenta que cada bebé tiene su propio ritmo. Por lo que, la paciencia será nuestra mejor aliada en el primer encuentro con el agua de nuestro bebé.

En muchos casos los niños pueden llevar varios intentos animarse.

Ten en cuenta que cada bebé tiene su propio ritmo y la paciencia será nuestra mejor aliada en el primer encuentro con el agua de nuestro bebé.

Durante el primer trimestre de vida la estimulación acuática es de total descubrimiento y familiarización con el agua

Masaje para entrar al agua

Algunos expertos en la estimulación acuática recomiendan darle un pequeño masaje al bebé, para relajarlo y principalmente para que mamá pueda demostrarle el amor y seguridad a través del tacto.

Esto hará que el bebé se sienta cómodo dentro del agua.

  • Sumerge poco a poco el bebé en el agua. Es importante que te asegures que el agua tenga una temperatura adecuada, que no esté muy fría o caliente. La idea es que pueda estar tibia para que el bebé no la rechace.
  • Una vez dentro del agua en su bañerita, siéntalo y recuesta su espalda en una de los extremos de la bañera.
  • Coloca aceite de bebés en tus manos y frótalas hasta calentarlas. Luego, en el pecho del bebé colocarás tus manos en el centro y las moverás hasta sus costados, como si estuvieses alisando una tela. De esta manera, lo ayudarás a ampliar la capacidad respiratoria. Posteriormente, colocarás tu mano izquierda en la cadera derecha del bebé y la moverás hasta el hombro izquierdo, trazando una diagonal en el cuerpecito del bebé, dicho movimiento lo repetirás con el lado contrario.
  • Activa su circulación y sistema nervioso, pasando tus manos por los bracitos, pancita y piernitas del bebé. Haz un poco de presión cuando pases tus manos.
  • Masajear las manitos de nuestro bebé con el dedo pulgar en el medio de su palmita. Haz movimientos en círculos desde el centro hasta cada uno de sus deditos. Si notas que tu bebé mantiene su manito cerrada, ¡Tranquila! Evita forzarlo y continúa con el masaje.
  • Luego, con el bebé recostado en uno de los extremos de la bañerita, pasarás tu mano desde el pecho del bebé hasta su vientre. Repite el movimiento haciendo un poco de presión y siempre empezando desde el pecho hasta el vientre.
  • Ahora, nos toca masajear las piernitas. Con tu mano buscarás rodear el grueso de la pierna del bebé, y la pasarás desde lo más alto del muslo hasta el tobillo del pequeño. Repite el movimiento ejerciendo un poco de presión y para ambas piernas.
  • Masajea los piesitos del bebé con tu dedo pulgar desde el talón hasta alcanzar cada uno de los deditos del pie, para luego pasar nuestra mano completa por la planta del pie de nuestro bebé.
  • Por último, colocaremos al bebé boca abajo para masajear su espalda, poniendo una de nuestras manos por debajo ayudándolos a que su cabecita se mantenga fuera del agua. Posteriormente, pasaremos nuestra mano desde lo más alto de su espaldita hasta la parte baja de la misma, realiza este movimiento suavemente. Luego, con tu dedo índice y pulgar los colocarás a los lados de su columna y recorrerás desde el cuello hasta la espada baja del bebé. Solo hay que subir y bajar nuestra mano.

El masaje les activa el sistema nervioso, respiratorio y circulatorio para dar inicio a los ejercicios. Además, nos regala un momento especial con nuestro bebé.

¡Que comiencen los juegos y ejercicios de estimulación acuática para bebés!

Una vez realizado el masaje dentro del agua, que ayuda significativamente para que el bebé se familiarice con la misma, es momento de dar inicio a los ejercicios dentro del agua.

Es importante que los diferentes ejercicios dependerán de donde la realices, pues en algunos casos tendrás mas o menos lugar.

  • Levanta al bebé colocando tus manos por debajo de sus brazos y haz que solo toque el agua con sus piecitos. Ve hacia adelante y hacia atrás, como si estuviese caminando. Aquí puedes cantarle una canción sobre el caminar o decirle mensajes bonitos que lo hagan reír y sentirse amado por mamá. Repite la caminata varias veces y luego sumérgelo sentado o casi acostado asegurando que su cabecita esté fuera del agua. ¡Esto un juego!
  • Una vez sentado en la bañerita, deslízalo hacia adelante y hacia atrás, tomándolo por debajo de sus bracitos. Asegúrate que la bañera no tenga algún objeto con el que se pueda lastimar su espaldita.
  • Después de aquella emoción, recuesta a tu bebé en la bañera poniendo tu mano debajo de su cabecita, dejando así flotar a nuestro bebé. Este momento es ideal para consentirlo con palabras, mimarlo diciéndole que lo amamos y lo felices que nos pone que intente esta nueva actividad y que nos alegramos por lo positivo que es realizar estos ejercicios.
  • Ahora, es momento de repetir el deslice acostado boca abajo. Asegúrate que coloque sus manitos sujetándose de la bañera, mientras nosotras colocamos nuestra mano más arriba de su pecho para ayudarlos a sostener su cabecita fuera del agua. Luego, lo deslizarás hacia adelante y hacia atrás.
  • Posteriormente, pararás los movimientos anteriores y solo lo mantendrás en esa posición, tranquilos sin moverlos. Acá puedes jugar con tu bebé y echarle poquita agua en la cabeza.
  • Mientras esté boca abajo con nuestra ayuda, puede introducir juguetes llamativos dentro de la bañera para que intente tomarlos y jugar con ellos.
  • Si tu bebé alcanza los tres meses de edad, puedes colocarlo boca arriba acostadito y tomándolo por los hombros, dejándolo disfrutar y chapotear el agua, tomar sus juguetes y ver como flotan en ella.

Es importante destacar y recordar varios puntos

  • Los ejercicios dependerán del tamaño o del lugar donde lo realicemos, por ejemplo balde, bañadera o piscina.
  • Si papá o mamá pueden ingresar al agua con el bebé es lo mejor
  • Tomate tu tiempo para disfrutarlos y dale tiempo al bebé a adaptarse
  • No forzar lo que el bebé no quiere.
  • No solo se tratan de ejercicios acuáticos, sino de confianza y conocer algo nuevo
  • Jugar suavemente, y despacio. Ya que el bebé se asusta luego no querrá volver.
  • Siempre permanecer tranquilos y calmados. El bebé tomará más confianza si es divertido.

Los ejercicios de estimulación acuática para bebés de 0 a 3 meses le permiten al bebé tener su primer contacto con el agua y disfrutar de ella junto a mamá, papá o sus cuidadores principales. Además, estaremos estimulando su sistema nervioso, fortaleciendo el funcionamiento de órganos primordiales como lo son los pulmones y el corazón.

Asimismo, la estimulación acuática para bebés ayuda a hacernos mucho más cercanas a ellos, confiar en sus capacidades propiciando de esta manera un apego seguro con nuestro bebé.

Los ejercicios de estimulación acuática para bebés son una actividad perfecta para vincularse con mamá o incluso con papá

Última actualización del articulo 21 junio 2018