Bebes Estimulación Temprana Maternidad

Ejercicios de estimulación acuática para bebés de 4 a 6 meses

El principal objetivo de la estimulación acuática es que pueda disfrutar del momento.

Ahora que nuestro bebé está cada vez más grande ¡es momento de sumergirnos en la piscina juntos! Descubre los beneficios de la estimulación acuática para bebés de 4 a 6 meses

Durante el primer trimestre el primer contacto del bebé con el agua recomiendan hacerlo dentro de una bañerita, donde usualmente se baña al bebé. Sin embargo, ahora que está entre los 4 a 6 meses, la estimulación acuática para bebés puede dar un paso más allá y divertirnos jugando dentro de la piscina.

La estimulación acuática para bebés nos regala momentos únicos y ayuda al desarrollo psicomotor del bebé.

Veremos sencillos ejercicios de estimulación acuática que puedes poner en práctica un día que vayan a la piscina en familia, donde puedas dedicar al menos 45 minutos para realizarlos despacio y al ritmo del bebé.

Recuerda que, el agua no deja de ser un gran misterio para ellos todavía y es necesario que vayamos avanzando según las señales de comodidad que ellos nos vayan enviando.

La estimulación acuática para bebés es maravillosa, porque nos regala momentos únicos junto a ellos, verlos sonreír y juguetear con el agua os llenan el corazón de amor, lo que sin duda estrecha más el vínculo afectivo entre los dos, mamá y bebé. Una excelente forma de mejorar el apego y ayudar a su desarrollo.

Además, estaremos participando activamente en la estimulación de su desarrollo psicomotor y funciones principales del cerebro.

Serie de Estimulación acuática:  para bebés de 0 a 3 meses –  para bebés de 4 a 6 meses – para bebés de 7 a 9 meses – Matronatación

La estimulación acuática promueve la socialización en el bebé

¿Qué debemos tener en cuenta para realizar la estimulación acuática para bebés?

Como mamás y principales cuidadoras de nuestro bebé, es importante que tengamos siempre en cuenta los siguientes elementos al momento de inicia la estimulación acuática para bebés:

  • El bebé siempre debe estar en la compañía de mamá, papá o cualquier cuidador principal.
  • Los bebés no nacen sabiendo nadar, esto es solo un reflejo llamado “reflejo de natación” que los impulsa a hacer una serie de movimientos para sobrevivir tras una caída. Sin embargo, esto no quiere decir que sepan nadar.
  • Asegurémonos que la temperatura del agua en la piscina sea óptima para el bebé, ni muy caliente ni muy fría.
  • Ten sus juguetes a la mano para que se te haga más fácil alcanzarlos cuando los necesites.
  • Paciencia, paciencia y más paciencia mamá.
  • Evita forzar al bebé a realizar los ejercicios, recuerda que la estimulación acuática para bebés tiene como objetivo principal el que puedan disfrutarlo ambos para asegurar sus resultados óptimos.
  • Cuando estés dentro de la piscina, procura sujetar al bebé por debajo de sus brazos y siempre mirando hacia ti. De esta manera, estaremos informadas sobre qué es lo que le incomoda y qué no, principalmente en esta primera aproximación a una piscina.
Su primer encuentro con la piscina debe ser poco a poco, con paciencia mamá.

Ejercicios de estimulación acuática para bebés de 4 a 6 meses

La estimulación acuática para bebés de 4 a 6 meses, consiste primordialmente en familiarizar al bebé con la piscina, ya que pasó de una bañerita a una piscina. Además, se comenzará con ejercicios más dinámicos para el bebé y mamá.

¿Cómo adentrarnos a la piscina?

La piscina es algo sumamente nuevo para el bebé, por lo que para sumergirnos es necesario que sea poco a poco, ofreciéndole un tiempo para conocerla desde afuera junto a mamá y ayudarlos a sentirse seguros:

  • Sentémonos en el borde y coloquemos al bebé sentadito en nuestras piernas. Tomemos agua de la piscina y mojemos sus piernitas o piecitos.
  • Cuando notemos que el bebé está un poco más relajado, comencemos a echarle agua desde su cabecita, que pueda correr por todo su cuerpo.
  • Coloquemos juguetes dentro de la piscina y motivemos a nuestro bebé a querer tomarlos, aún sentados en el borde de la piscina.
  • Puedes ir adentrándote en la piscina desde su lado menos profundo. Comienza a caminar lento y recorriendo todo ese lado poco profundo con el bebé cargado en los brazos. Mantén una interacción continua con el bebé, para que se relaje y se sienta confiado con la compañía de mamá.

La estimulación acuática para bebés de 4 a 6 meses es una excelente para mejorar el apego entre la mamá y su bebé

¡Ahora que estamos dentro del agua, es momento de ejercitarse!

Una vez que logremos adentrarnos a la piscina por completo con nuestro bebé cargado, colocando nuestras manos por debajo de sus brazos, es momento de dar inicio a los ejercicios dentro del agua.

La estimulación acuática para bebés de 4 a 6 meses es más activa y los bebés se divierten

Ejercicios de estimulación acuática para bebés de 4 a 6 meses:

  • Celebremos junto al bebé que logramos entrar a la piscina donde el agua le llegue por sus hombritos. Tomándolo por debajo de sus brazos, movámoslo lentamente hacia los lados, así como hacia adelante y atrás. Recorre parte de la piscina junto a tu bebé, siempre hablándole, mandándole mensajes de amor y confianza, incluso cantarle es una buena opción.
  • Toma un juguete que cumpla la función de regadera o también puedes hacerlo con tu propia mano. La idea es cargar al bebé con una mano y con la otra echarle agua de a goticas desde su cabecita. Puedes jugar con el bebé mientras lo haces para que lo pueda tomar de la mejor manera.
  • Motivemos a nuestro bebé a que le dé palmaditas al agua y se divierta mientras el agua salpica. Así, estimularemos el sentido del tacto significativamente.
  • Cargándolo por debajo de sus bracitos, incentivémoslo a alcanzar sus juguetes preferidos. Nosotras caminaremos lento hacia donde está el juguete, la idea es que el bebé trate de ingeniársela moviendo sus bracitos o piernitas para desplazarse dentro del agua.
  • Coloquémoslo de forma vertical sosteniéndolos por debajo de sus bracitos y simulemos que es un avioncito. Esto les encanta a los bebés.
  • Toma al bebé por debajo de sus bracitos y colócalo frente a ti. Súbelo un poco y vuélvelo a sumergir, como si diese pequeños saltos. Siempre manteniendo la interacción con mamá para aumentar la confianza y comodidad en el bebé.
  • Acuesta a tu bebé boca arriba, sosteniendo su cabecita y la cintura promoviendo el flote. Puedes ir caminado por la piscina, siempre en dirección de la cabecita del bebé. Asimismo, las canciones, mimos y conversaciones con mamá quedan maravillosas en este ejercicio.
  • Manteniendo esta misma posición, toma al bebé por debajo de sus bracitos y paséalo por toda la piscina. Asegúrate de que el bebé no hunda su cabecita.
  • Toma un flotador tipo tapiz o colchoneta donde el bebé pueda acostarse boca abajo y coloca sus juguetes sobre el agua. Luego, motivarás al bebé a alcanzar sus juguetes e irás moviendo el tapiz hacia donde el bebé estire sus bracitos.
  • Dejando el tapiz o colchoneta flotante de lado, recuesta la cabecita del bebé en tu hombro boca arriba. Lo tomarás con una mano por su cadera y con la otra le irás mostrando sus juguetes, incluso puedes echarle algunas goticas de agua y jugar con él o ella.

La estimulación acuática para bebés de 4 a 6 meses es un poco más activa, ya que el bebé cuenta con mayores capacidades para realizar mayor cantidad de ejercicios.

Los sentidos del bebé se ven fuertemente estimulados, principalmente el del tacto, así como también la motricidad, mejora su respiración y circulación, por lo que la estimulación acuática para bebés ha resultado ser súper beneficiosa.

Sin contar mejora de forma importante el vínculo entre mamá y bebé, creando una relación de confianza y amor sincero entre ambos.

La estimulación acuática para bebés de 4 a 6 meses es una excelente forma de compartir con tu bebé un momento único

Si te ha gustado esta nota te recomendamos nuestra sección de estimulación temprana

Última actualización del articulo 12 mayo 2018