Bebes Estimulación Temprana

¿Qué es el reflejo de succión?¿Cómo estimularlo durante la lactancia?

reflejo de succión
El reflejo de succión es un mecanismo fundamental para garantizar la lactancia materna durante los primeros meses de vida.

¿Qué es el reflejo de succión?¿Para que sirve? ¿Cómo estimular al bebe para que succione? Uno de los reflejos innatos más importantes en los bebés recién nacidos durante sus primeros meses de vida es el reflejo de succión. Además de ser una respuesta motriz típica del bebé ante determinados estímulos, el reflejo de succión le permite calmarse, alimentarse y obtener todos los nutrientes que necesita a través de la lactancia. El instinto de succión se trata de un reflejo innato que comienza a gestarse desde el vientre materno como un mecanismo natural del bebé para alimentarse.

El reflejo de succión es uno de los reflejos innatos más importantes en los bebés recién nacido

Al igual que el reflejo de búsqueda y de deglución, el reflejo de succión pertenece al conjunto de reflejos primarios que experimenta el bebé recién nacido para poder realizar determinadas acciones, entre ellas las de alimentarse.

Aunque suele desaparecer con el paso de los meses, el reflejo de succión es un mecanismo fundamental para garantizar la lactancia materna, por ello es sumamente importante comprobar que el recién nacido lo posee y estimular la succión para que el establecimiento de la lactancia materna sea todo un éxito.

¿Qué es el reflejo de succión?

El reflejo de succión es uno de los instintos inconscientes que desarrolla el bebé mientras se encuentra en el vientre materno para poder sobrevivir. Aunque su aparición depende de la evolución de cada bebé, el reflejo de succión suele manifestarse alrededor de las 32 semanas de embarazo, pero no se desarrolla del todo sino hasta las 36 semanas de embarazo, es por esto que en algunas ecografías el bebé se muestra chupando su dedito.

El reflejo de succión es uno de los instintos que desarrolla el bebé durante el embarazo y que le servira durante la lactancia

Los bebés aprenden el proceso de succión durante su estadía en el útero materno, cuando succionan y degluten el líquido amniótico para alimentarse.

Una vez que nacen, los bebés comienzan el amamantamiento espontáneo haciendo uso del reflejo de succión que ya han adquirido desde el vientre, de ahí su importancia en el desarrollo del bebé.

reflejo de succión en recién nacido
La succión tiene capacidad para disminuir el dolor y la ansiedad del bebé, por ello recurren al chupón.

Reflejo de succión: Un instinto fundamental

El reflejo de succión es considerado uno de los instintos más imprescindibles en el desarrollo de un bebé, pues es gracias a esta que la producción de leche se lleva a cabo. La succión que realiza el bebé estimula los pezones le envían al cerebro de la mamá la orden de producir prolactina, la hormona que garantiza la producción de leche materna en las glándulas mamarias.

Aunque naturalmente el cuerpo de la mamá tiene una subida de leche cuando el bebé, la hormona de la prolactina asegura que el pecho siga funcionando incluso después de este primer impulso de leche.

El reflejo de succión es uno de los instintos más importantes en el desarrollo de un bebé asi como en la producción de leche

En conclusión, el instinto de succión es nada más y nada menos que el mecanismo que garantiza la producción de leche, por supuesto esto dependerá de la cantidad de veces que le des pecho a tu bebé y del vaciado de los pechos. Pues para que la estimulación sea efectiva, es necesario hacerlo frecuentemente.

Para poder poner en marcha el reflejo de succión, el bebé debe hacer una serie de movimientos complejos y coordinados con la mandíbula y la lengua, de modo que puedan trabajar en conjunto al amamantar el pecho. Al amamantar a tu bebé, notarás como sus labios sobresalen hacia fuera en forma circular, al mismo tiempo creará una especie de vacío apretando con la lengua el pezón contra el paladar.

Esta presión es lo que provoca que la areola se aplane y se produzca la salida de la leche.

¿Cuál es la función del reflejo de succión en el recién nacido?

La función primordial que posee el reflejo de succión en el recién nacido es la de succionar el pezón de la madre para garantizar un amamantamiento más eficaz a lo largo de los primeros 6 meses de vida. Una trascurrido este tiempo, el reflejo de succión adquirirá un propósito funcional que le permitirá al bebé succionar pero de modo consciente.

Veamos cuáles son las dos funciones básicas del reflejo de succión en los bebés:

  • Función nutritiva: Este reflejo le permite al bebé chupar y tragar de forma involuntaria. Por ello, la función principal que supone este instinto es el de la alimentación. A través de una succión profunda y rítmica el bebé puede alimentarse, extraer la leche del pecho materno o del biberón, y calmar la sensación de hambre.
  • Función no nutritiva: Una vez que el bebé se sacia y finaliza la toma, el bebé puede continuar succionando pero sin la necesidad de alimentarse, es decir sólo ejercer los mismos movimientos usando el pezón de mamá. El succionar como función no nutritiva es sumamente beneficios para el desarrollo psicológico y madurativo del bebé, ya que le permite calmar la ansiedad, relajarse y practicar para hacer más eficaces las tomas de leche.
reflejos de succión en que consiste
El reflejo de succión constituye una función fundamental para que el bebé pueda alimentarse.

¿Cuáles son los reflejos del bebé para alimentarse correctamente?

El reflejo de succión juega un papel esencial en la alimentación del bebé durante sus primeros meses de vida, por ello se encuentra muy vinculado con otros reflejos de supervivencia, como son el de búsqueda y el de deglución.

  • Reflejo de búsqueda: Si colocas al bebé cerca del pecho de la mamá su instinto de búsqueda se activará de inmediato, por ello moverá su cabecita en dirección al pecho. También puedes comprobarlo si le acaricias la mejilla o la comisura de los labios, pues girará la cabeza hacia donde estés y abrirá su boquita para seguir la dirección de la caricia.
  • Reflejo de succión: Cuando los labios del bebé entran en contacto con el pezón, el dedo o el biberón, este comenzará a succionar de forma rítmica y coordinada, rodeando el objeto con su lengüecita y sus labios, para que esta no se le escape. Es justamente este mecanismo que realiza el bebé cuando se engancha a mamar en el pecho de mamá, sin embargo es importante saber que aun cuando el reflejo se ponga en marcha, no siempre significa que el pequeño esté hambriento. ¡Es sólo un reflejo involuntario!
  • Reflejo de deglución: Apenas percibe líquido en su boca, el bebé activa el reflejo de deglución y traga de forma inconsciente. De esta forma, la leche avanza hacia su sistema digestivo sin pasar a las vías respiratorias, para protegerlo de posibles atragantamientos.

¿Cómo estimular el reflejo de succión en mi bebé?

La mejor forma de estimular el reflejo de succión en nuestro bebé es manteniendo el vínculo mamá-bebé muy estrecho desde el comienzo, haciendo contacto piel con piel. Según varios especialistas, colocar al bebé desnudo sobre el vientre de mamá durante sus primeras horas y días después de nacer, no sólo lo calmará y reconfortará sino que estimulará el instinto natural de desplazarse y engancharse al pecho sin ayuda de mamá.

El “método canguro” como muchos le llaman, ayuda al bebé a establecer el primer enganche al pecho él solito y garantiza que la lactancia sea todo un éxito.

Aparte de este método, existen varias técnicas que puedes poner en práctica con tu bebé para estimular la succión.

Estas son las más efectivas:

  • Evita el uso del chupón: Uno de las cosas que puede llegar a interferir mucho en buen agarre y succión del bebé durante los primeros meses, es el uso del chupón y el biberón antes de tiempo. Aunque son elementos muy útiles e indispensable en el cuidado del bebé, su uso pueden llegar a confundirlo, ya que la succión que debe ejercer en ellos es completamente distinta a la del pecho. Para evitar cualquier complicación a la hora de succionar, te recomendamos posponer su uso hasta que la lactancia esté bien establecida.
  • Untarle gotitas de leche alrededor de sus labios: Apenas sienta la leche, intentará chuparla con la lengua y a su vez, potenciar sus reflejos de búsqueda y de succión.
  • Estimula sus labios: Otra manera muy eficaz de estimular la succión, es haciéndole un suave masaje sobre la superficie de sus labios con el dedo índice. Haz pequeños movimientos circulares en una dirección y luego en otra.
  • Masajear su paladar: Si al amamantarlo lo notas muy nervioso, introduce tu dedo meñique en su boca con la yema hacia arriba y realízale un suave masaje en el paladar. Notarás como envuelve su lengua en tu dedo para comenzar a succionar rítmicamente.
  • Usa un portabebés o un fular: El porteo es una de las actividades más hermosas que puedes practicar junto a tu bebé mientras está pequeño, pues tu cuerpo es el mejor ambiente para el bienestar para tu bebé. De esta forma también puedes hacer el método canguro y favorecer sus reflejos de búsqueda, succión y agarre.
reflejo de succión bebe
El bebé succiona de forma automática cuando se le acerca el pecho a la boca.

Adoptar una buena postura es clave

La capacidad y agilidad de succión de un bebé depende también de cómo se encuentren los pezones y de la postura que se adopte a la hora de amamantar, es por ello que se recomienda mantener los pezones bien cuidados aprender a darle pecho de forma adecuada.

Para conseguirlo:

  1. Debes pegar al bebé muy cerquita de ti, procurando que su pancita esté pegada contra la tuya.
  2. Usa una de tus manos para sostenerle la cabecita, y la otra para apoyar su trasero.
  3. Una vez te sientas cómoda, acerca al bebé a tu pezón e introdúcele en su boca toda el área de la areola para que el agarre sea efectivo.
  4. Si al amamantar tu bebé tiene sus mejillas redondeadas y se ve cómo mueve sus orejas y mandíbulas, tu bebé no tiene ninguna dificultad para succionar, de hecho está mamando perfectamente.

Gracias al reflejo de succión del bebé, se estimula a los pechos para la producción de leche que el bebé necesita, además se consigue que el bebé clame su ansiedad y se relaje.

Ante cualquier duda consulta con el pediatra para el caso particular de tu bebé

Última actualización del articulo 03 diciembre 2018