Bebes Maternidad

Conservación de la leche materna: ¡Guía para guardarla hasta 6 meses!

bebe con biberón
La extracción y conservación de la leche materna te permite mantener la lactancia aun cuando regreses al trabajo.

La Organización Mundial de la Salud recomienda a todas las mamás mantener la lactancia materna exclusiva para alimentar al bebé durante los primeros seis meses de vida. Y si es posible, alargarla después de esa edad, alternándola con la introducción de alimentos sólidos.

La conservación de la leche materna es una opción que toda mamá debe saber ya que puede facilitar mucho la vida

123

Y es que son tantos los beneficios que aporta al bebé, que ninguna leche artificial ha conseguido reunir todos los beneficios que reúne la leche materna: ofrece todos los nutrientes que se necesitan, fortalece el sistema inmune y estrecha el vínculo mamá-bebé.

Pero a pesar de todos estos beneficios, dar el pecho de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé puede complicarse para muchas mamás, ya que deben reincorporarse a sus trabajos y cumplir horarios que no siempre coinciden con el de sus bebés.

En el freezer la leche materna puede durar entre 3 y 6 meses.

Afortunadamente, no es necesario renunciar a la lactancia sólo por el hecho de tu vuelta al trabajo, pues gracias a la extracción y la conservación de la leche materna puedes permitir que tu bebé siga disfrutando sus beneficios.

Te recomendamos leer: ¿Cómo sacarse leche materna? Guía para la lactancia mixta

Guía de conservación de la leche materna: Recipientes¿Cómo guardar la leche materna?¿Cómo congelarla?¿Cuanto dura?¿Cómo almacenar?¿Cómo calentar o preparar la leche?

Guía de conservación de la leche materna

La leche materna es muy valiosa, tanto que puedes extraerla para conservarla y permitir que tu bebé la tome en esas ocasiones que te impiden estar con él para poder amamantarlo, como suele suceder cuando debes regresar al trabajo.

La extracción de leche puede realizarse de forma manual, o con la ayuda de un sacaleches, este último suele ser el método más recomendado ya que es mucho más sencillo y efectivo. Te recomendamos leer: ¿Cómo sacarse leche materna? Guía para la lactancia mixta

Además de la extracción, es muy importante que la conservación de la leche materna se haga de la forma correcta para que le puedas procurar al bebé el valor nutritivo que sólo esta le puede ofrecer.  ¿Qué hacer luego de haber extraído la leche? ¿Cómo es la conservación de la leche materna? ¿Dónde debemos almacenarla? ¿Cuando debe tomarse?

conservación de leche materna

7 Pasos para la conservación de la leche materna

Tener leche materna de reserva disponible para cualquier ocasión es lo mejor que puedes hacer para procurar mantener la lactancia, en especial ante la situacion más frecuente que es regresar al trabajo. Es indispensable que conozca a la perfección las pautas que debes seguir para mantener la leche en perfecta condiciones para cuando el bebé la tome.

Veamos siete pasos para la conservación de la leche materna que te ayudarán a mantener todos los nutrientes importantes y minimizar el riesgo de contaminación por bacterias.

1. ¿Cómo debe ser el recipiente para la congelar la leche?

Lo primero que debes tener en cuenta luego de extraerte la leche es el que recipiente donde se almacenará sea el indicado. Aunque los recipientes para la conservación de la leche materna pueden ser indistintamente de plástico o de cristal, deben tener una tapa que cierre con eficacia y estar debidamente certificado para uso exclusivo de alimentos. ¿Cómo saberlo si el recipiente es apropiado? Suele tener un logo que esté relacionado con la cocina, frecuentemente un tenedor.

Uno de lo los recipientes más elegidos para la conservación de leche es el Philips Avent

También existen bolsas de plástico especiales para almacenar leche materna que puedes encontrar en cualquier farmacia o en tiendas de puericultura. Son prácticas y económicas, pero al ser inestables pueden derramarse con mayor facilidad.

Las mejores bolsas para almacenar leche materna son:

Estas son las bolsas de lactancia más elegidas por las mamás.

conservación de la leche materna
Te recomendamos almacenar de 50 a 100 ml por envase, etiquetándolo con la fecha, para que uses primero la más antigua.

2. ¿Cómo guardar la leche materna? En el refrigerador o el freezer

La leche materna que es es extraída se puede conservar entre unas 4 o 8 horas a temperatura ambiente y en un lugar fresco. Pero si necesitas guardarla por mucho más tiempo, lo ideal es que la guardes en el refrigerador inmediatamente después de haberla extraído, pero sólo por si es un período no mayor a 48 horas.v

La leche materna puede durar entre 3 y 6 meses en el freezer

Por el contrario, necesitas almacenarla para el resto de la semana, en el freezer la conservación de la leche materna puede durar entre 3 y 6 meses. Esto nos habilita a planificar, por temas de salud, viajes u otras situaciones!

3. ¿Cómo congelar la leche materna?

Si necesitas guardar la leche materna por más de 48 días y por lo tanto congelarla, lo más conveniente es que la fracciones en pequeñas cantidades (60 a 120 ml) y la guardes en recipientes más pequeños que estén esterilizados o en bolsas recolectoras especiales para leche materna que cuenten con cierre hermético.

Lo ideal es optar por recipientes pequeños ya que una vez descongelada la leche debe consumirse inmediatamente

Lo que sucede es que una vez que se descongele deben utilizarse inmediatamente después.

Por ello, es importante que midas bien las cantidades para que evites tener que desperdiciar leche, sino has tenido tiempo de usarla por completo.

4. Evita dejar la leche al aire por mucho tiempo

Como te explicamos anteriormente, y es muy importante: una vez extraída la leche debe ser envasada y almacenada rápidamente en la nevera o en el freezer, de hecho mientras menos contacto tenga al aire libre, mucho mejor.

Para ello no hay nada mejor que utilizar el mismo envase que incluye el sacaleches para la conservación de la leche materna, pues al caer directamente sólo es cuestión de cerrarlo y listo.

conservacion-de-leche-materna
Para descongelar la leche, se recomienda pasarla del congelador al refrigerador al menos seis horas antes

5. La conservación de la leche materna depende de su uso

Puesto que la leche materna tiene una duración máxima de dos a tres días cuando es almacenada en el refrigerador, es importante que sepas con exactitud qué tanto tiempo deseas conservarla, ya que en el freezer puede durar hasta seis meses en perfectas condiciones.

Si decidiste congerlarla, te recomendamos enfriarla previamente en el refrigerador, así el cambio de temperatura será gradual.

La conservación de la leche materna según su duración y temperatura

Veamos cuanto dura la leche materna:

    • Calostro: Debes conservarla a temperatura ambiente entre 27 – 32 grados, la leche dura entre 12 a 24 horas.
    • Leche refrigerada: A 15 ºC por 24 horas, a 19 – 22 ºC por 10 horas, a 25 ºC  por 4 o 8 horas. Si la leche es refrigerada de 5 a 8 días, entre 0 y 4 ºC.
    • Leche congelada: Cuando se encuentra congelada pero dentro del mismo refrigerador, la leche dura unas dos semanas. Cuando el congelador forma parte del refrigerador pero en una puerta separada, 3 -4 meses. (La temperatura varía según lo seguido que se abra la puerta).
  • Leche congelada y almacenada: Si deseas que almacenar y conservar la leche materna por 6 seis meses o más, debe colocarse en un congelador separado y con temperatura constante de -19 ºC.

6. Para almacenar: Etiqueta cada envase por fecha

Para que evites cualquier confusión, a la hora de conservar y almacenar la leche materna  lo ideal es etiquetarla por fecha de extracción.

Así como ocurre con cualquier tipo de alimento, saber la fecha de cada recipiente nos permite utilizar primero la leche más antigua y evitar confusiones entre cuánto tiempo lleva en el refrigerador o cuánto tiempo le falta para poder ser utilizadas.

Es muy importante etiquetar los envases y utilizar la leche más antigua

Además evitas el uso de tanto recipiente y la preocupación por no saber que fecha tiene cada envase.

mama biberón a bebe
Una vez descongelada, la leche puede permanecer 24 horas más en el refrigerador, pero no se puede volver a congelar.

7. ¿Cómo calentar la leche extraída y conservada? Usa el baño de María

Una vez que necesites usar la leche (ya extraída y conservada) debes descongelarla (en el caso de que lo esté) y para ello no hay mejor método que colocarla en un recipiente bajo el chorro de agua fría mientras haces que el agua salga más caliente progresivamente hasta conseguir que se descongele la leche completamente.

También puedes recurrir al baño de María, eso sí, nunca al fuego directo o al horno microondas ya que esto altera sus propiedades. Sólo de esta dos formas conseguirás conservar sus propiedades y mantenerla en perfecto estado.

Una vez descongelada la leche debe consumirse inmediatamente

Por último, te recordamos que no es necesario que te extraigas toda la leche que vas a dejar para tu bebé, así como tampoco lo es el que mantengas separadas las tomas que vayas extrayendo a lo largo del día, pues siempre y cuando se haya mantenido la leche a una temperatura entre 0 y 15 grados, puedes seguir utilizando el mismo recipiente para la leche recién extraída.

Aunque pueda parecer algo muy complicado, sólo es cuestión de práctica para que la extracción y conservación de la leche materna resulte de lo más sencillo.

Recomendaciones a la hora de conservar la leche

Veamos en las recomendaciones para la conservación de la leche:

  • Lavarse las manos antes de extraer o manipular la leche.
  • Usar recipientes apropiados para la conservación de la leche.
  • Lo ideal es usar recipientes de pequeñas cantidades (50 – 100 cc) para poder descongelar solo la que el niño vaya a tomar inmediatamente.
  • Los recipientes deben estar bien lavados
  • Etiquetar los recipientes de leche congelada con la fecha.
  • Congelar la leche lo antes posible.
  • Descongelar siempre la leche más antigua.
  • Una vez descongelada la leche, removerla bien. Puede mezclar en una misma toma leche extraída en distintas fechas.
  • Siempre es mejor usar leche fresca, recién extraída, que congelada.
  • Si no puede congelar la leche inmediatamente después de extraerla, guardarla lo antes posible en una nevera, hasta usarla o congelarla.

Muchas mamás donan o comparten su leche con otras mamás que por diferentes motivos no pueden dar el pecho

Recuerda que mientras no puedas darle pecho a tu bebé en todas y cada una de sus tomas, tener leche almacenada y a la mano para esos momentos puede ser un gran alivio, en especial si deseas que tu bebé siga recibiendo el mejor alimento que puedes darle.

Si te ha gustado esta nota te recomendamos nuestra sección de Lactancia Materna