Embarazo Maternidad

6 tipos de parto que las mujeres pueden escoger

recien nacido

Las mujeres embarazas, principalmente las primerizas, tienen muchas dudas acerca del parto y principalmente se preguntan cuál es la mejor forma de traer a su bebé al mundo.  Y aunque solo representa un pequeño momento del embarazo, dar a luz genera mucha ansiedad en las futuras madres, quienes tienen temor por el dolor de parto o de no elegir la mejor opción para la salud del bebé.

El evaluar con tiempo las opciones que se tienen en el momento del parto y elegir la forma más indicada de traer a tu bebé al mundo te va a dar una sensación de tranquilidad, por lo que con tiempo decidirás cuál de todas las posibilidades de parto se adaptan mejor a tus necesidades, a tus valores o a tu estilo de vida.

Hay que recordar que esta es una decisión que cada madre debe tomar y que debe ser respetada.

Parto normal

Cuando hablamos de parto normal nos referimos al parto vaginal, por el cual el bebé nace después de un proceso de contracciones y dilataciones que llevan a la madre a la expulsión del pequeño.

El parto normal puede ser atendido por el personal médico y realizado en un hospital o en otro lugar que prefiera la madre. En este parto la mujer tiene la opción de pedir fármacos para aliviar el dolor, como es el caso de la inyección epidural. La madre puede ser monitoreada constantemente por los especialistas, quienes tomarán decisiones respecto al parto dependiendo de la evolución del proceso.

Parto natural

El parto natural, al igual que el parto normal, es un parto que se da por la vía vaginal, aunque a diferencia del normal, no se utiliza ningún tipo de medicación o monitoreo, por lo que la intervención médica es mínima o nula.

En este tipo de parto se entiende que la madre es la más especializada para conocer el proceso que está viviendo, así como la posición o la respiración que debe adoptar en cada momento del parto. Quienes defienden este tipo de parto señalan que dar a luz es un acto natural, como comer o dormir, para el que las madres están preparadas de forma intuitiva.

Parto en casa

En este caso el parto natural se lleva a cabo en la propia casa de la mujer embarazada sin ningún tipo de ayuda, más que de la que pueda ofrecerle su pareja o familiar que la acompañe.

Los defensores del parto en casa aseguran que el ambiente dentro del propio hogar crea un clima de comodidad que no puede ser recreado en el hospital, donde dar a luz se ve como un procedimiento médico y no como el milagro que realmente es. Sin embargo, los detractores de este tipo de procedimiento señalan que existen muchos riesgos para la salud de la madre y del pequeño en el caso de que se presente una complicación médica y no pueda atenderse correctamente. Hace no mucho tiempo atrás el parto en casa era lo más normal.

Parto en agua

El parto en agua ha venido cobrando mucho auge en los últimos años y de hecho ya algunos centros de salud tienen bañeras especiales para el parto en el caso de que las madres quieran tomar esta opción.

Las ventajas de este tipo de parto natural están en la disminución del dolor y una mayor comodidad a la hora de dar a luz, además quienes apuestan por el parto en agua señalan que el ambiente es idóneo para los bebés recién nacidos que pasan a estar en un entorno muy similar luego de salir del útero, por lo que la transición es más gradual y menos traumática.

Por su parte, los detractores del parto en agua señalan que puede causar mayores infecciones y en algunos casos específicos, en los que el bebé tenga alguna condición que lo haga aspirar inmediatamente, puede generar asfixia.

Parto Leboyer

Es también conocido como parto sin violencia, y se refiere al tipo de parto en el que las condiciones del ambiente son tomadas en cuenta para la llegada del bebé.

La finalidad del parto Leboyer es que la transición del bebé al mundo exterior sea lo menos traumática posible, por lo que se tiene especial interés en adaptar la luz y la temperatura para recibir al pequeño. Los defensores de este tipo de parto aseguran que en los centros de salud las luces son demasiado luminosas y la temperatura muy baja para que un bebé nazca.

En el método Leboyer se da a luz en un cuarto apacible y calmo, con iluminación tenue o casi a oscuras. Además se recomienda no ejercer presión sobre la cabeza del bebé a fin de que el mismo pueda llegar al mundo de la manera más natural posible. En este método de parto, el bebé es masajeado delicadamente para poder estimular su llanto y luego sería colocado sobre su vientre inmediatamente después de que hubiera nacido.

Cesárea

La cesárea es una forma de traer al bebé al mundo mediante una intervención quirúrgica. En principio, se realizaba como última opción en el caso en el que, por distintas razones, las madres no pudieran pasar por el proceso de parto. Sin embargo, en las últimas décadas se ha visto un incremento considerable de este tipo de operaciones de manera voluntaria.

La mayoría de cesáreas voluntarias se realizan por el miedo de las madres por pasar por un proceso de parto, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) incentiva por medio de campañas a recurrir siempre al parto vaginal por presentar menos riesgos para la salud de la madre y del bebé. Se considera a la cesárea la opción menos natural de todas pues no es un parto sino una operación.

1 comentario

Click aqui para dejar un comentario