Maternidad

10 razones por las que el primer año como mamá es el más difícil

primer año como mama
Durante tu primer año como mamá, Habrá días buenos y días malos, minutos buenos y minutos malos, pero siempre serán los más felices.

Ya sea que te encuentres en la dulce espera de tu primer bebé o tengas ya a tu pequeño en casa, el primer año de maternidad siempre será el más difícil y desafiante. Y es que los cambios en la rutina, las nuevas obligaciones y el cuidado de un ser tan pequeño y vulnerable, es una experiencia que conlleva una gran responsabilidad. Incluso si ya has tenido la experiencia de haber sido madre anteriormente, cada embarazo y cada bebé es distinto y llegan a nuestras vidas con nuevas particularidades y sorpresas.

Con la llegada de nuestro primer bebé todo es una experiencia nueva y desconocida

Sin embargo, es con la llegada de nuestro primer bebé cuando todo lo vivimos como una experiencia nueva y desconocida.

Desde el primer instante en el que descubrimos que estamos embarazadas, comenzamos a prepararnos leyendo miles de libros, revistas, blogs, asistimos a los cursos prenatales, a los cursos psicoprofiláctico, escuchamos la opinión y los consejos que tienen para darnos todas las mujeres de nuestra familia y compramos vemos y escuchando todo lo que esté relacionado con ser mamá y los bebés.

Una vez nos empapamos del tema de la maternidad, creemos que ya estamos preparadas para recibir a nuestro bebé, pero la realidad es que NADA de lo que leemos nos puede preparar ni por asomo, para la llegada y el primer año de nuestro pequeño. El primer año como mamá es una aventura emocionante, pero también muy agotadora que implica cambios de roles, de identidad asi como cambios físicos, hormonales, psicológicos y emocionales.

El primer año como mamá es el más difícil

Como mamás de nuestro primer bebé viviremos momentos llenos de amor, alegría, ternura, pero también otros complicados llenos de dudas y cansancio. Pero, ¿qué es lo que hace que nuestro primer año como mamás sea tan difícil y retador?

Son muchísimas las razones que lo convierten en el más difícil, pero acá te traemos las diez principales razones.

1. El cansancio

Cuando aun estamos embarazadas, es muy común escuchar de la gente “aprovecha ahora para dormir y descansar todo lo que quieras, porque cuando llegue el bebé es lo último que podrás hacer” 

Pero por más que nos los adviertan, nadie nos puede preparar para el cansancio que vamos a experimentar durante este primer año del bebé. Describir el cansancio de los primeros meses es imposible, porque se siente interminable y abismal.

Una investigación revelo que las madres pierden 44 días de sueño en el primer año de vida de sus bebés

Serán varios meses en los que, no sabrás distinguir el día de la noche, usarás calcetines de distintos par cada uno y servirás el café en el biberón en lugar de la leche, para luego quedarte dormida en cualquier momento. Incluso hay estudios que confirman esta dura realidad.

De acuerdo a una investigación desarrollada en Reino Unido, las madres pierden 44 días de sueño en el primer año de vida de sus bebés, debido a las tomas nocturnas, los llantos y los cólicos.

mama cansada dormida en el suelo
Si puedes, trata de dedicarte un rato cada día para relajarte o dedicarte a una afición.

2. El llanto

Escuchar el llanto de tu bebé es la sensación más desgarradora del mundo. Especialmente en sus primeros meses cuando no sabemos aun identificar su significado y nos volvemos locas tratando de descifrarlos. Pero antes de angustiarnos debemos comprender que para ellos el llanto, es su forma de comunicarse y llamar nuestra atención para que los protejamos y lo cuidemos.

Para una madre escuchar el llanto de su primer bebé es una de las situaciones nuevas mas estresantes

En los bebés el llanto siempre es muy intenso en las primeras semanas, pues duran entre dos y tres horas continuas. Afortunadamente, éstas van a ir disminuyendo con los meses, pero mientras eso ocurre ya nuestros oídos son como una especie de radares capaces de detectar hasta su más mínimo suspiro, al punto de llegar a imaginarlos a veces.

3. Los cambios constantes

Organizarse y mantener una rutina en el cuidado de un bebé es prácticamente imposible. Por supuesto, al principio siempre resulta mucho más difícil, pues las hormonas, los nervios y la dudas están presentes en cada momento, pero al pasar los días te das cuenta que ya eres capaz de conocer las necesidades de tu bebé y mantener el mismo ritmo.

La rutina y el orden es esencial pero siempre aparecen nuevos desafíos en la vida de una madre

Lamentablemente, esto sólo dura un par días nada más. Y es que justo cuando creemos que lo estábamos logrando a la perfección, aparecen los primeros dientes de tu bebé o algún resfriado que descontrola toda nuestra rutina, esa que tanto nos costó establecer.

bebe pequeño llorando
Cuando encuentres un método que sirva para calmarlo, úsalo y hazlo siempre igual.

4. La vida en pareja

Pasar de ser pareja a convertirse en padres, es un cambio enorme en la vida de ambos. De hecho, no hay prueba más difícil para una pareja que tener un hijo, pues la manera de ver las cosas, la rutina e incluso la relación que llevaban hasta ahora cambia por completo. Y aunque las primeras semanas son caóticas y agotadoras, ambos necesitan complementarse y apoyarse para volver a sentirse como un equipo.

Puedes leer más sobre esto, aquí: ¿Por qué debes dejar de decir que el papá “ayuda”?

5. El caos

Por supuesto que sabíamos que tener un bebé en casa supondría algunas complicaciones en nuestra vida, pero ni la organización, ni los horarios, ni los libros son suficientes para tratar que todo esté bajo control. Cuando menos te das cuenta, otra vez la leche se te escurre del pecho y te mojó la blusa, la baba de tu bebé está por todos lados, los pañales están mojados, la ropita, las sabanas también están mojadas y todo absolutamente todas las cositas del bebé están en cada rincón de la casa…

Tener un bebé es caótico, pero aún así hermoso.

Trata de no estresarte por las pequeñas cosas y mantén cambios de ropa a la mano siempre, eso resolverá el tema de estar mojados todo el tiempo.

6. La atención constante

Especialmente en su primer año de vida, los bebés requieren toda nuestra atención a cada momento. Incluso cuando están dormidos, no podemos evitar estar al pendiente y chequear que todo va bien con su respiración y sus movimientos. Por ello, el consejo de dormir cuando los bebés duermen, al menos durante sus primeros meses resulta casi imposible de lograr para muchas.

Aprender a relajarse es uno de los mayores desafíos de una mamá primeriza

Incluso cuando hay visitas, tratar de sostener una conversación normal mientras hay un bebé en casa, resulta el desafío más grande del mundo.

Pero por más atención que necesite nuestro bebé, es importantísimo que aprendemos a delegar algunas tareas con nuestra pareja o con la ayuda de un familiar y no sentirnos culpables por querer descansar o tomar un tiempo cada día para nosotras mismas.

Uno de las notas que las madres más se han identificado son 6 cosas que toda mamá desea hacer mientras papá cuida al bebé

mama durmiendo bebe
Es importante que trates de recuperar algo de sueño.

7. El apego

Lo difícil en las primeras semanas, es más bien la falta de él. Puede que aun no hayas conseguido establecer ese vínculo tan estrecho con tu bebé, pero el amor, la ternura y la necesidad que de cuidarlo siempre han estado ahí. Mientras tu bebé frágil y pequeño llora, no es fácil descifrar la razón, porque así como hay bebés que se calman cuando lo arrullas o lo envuelves, hay que otros que prefieren lo contrario.

No te sientas culpable si sientes que te ha resultado difícil crear este vínculo de apego, es completamente normal. Recuerda que el amor que sientes es inmerso y que la relación surgirá a medida que se vayan conociendo.

Si deseas saber más sobre esto: Crianza con Apego: 8 principios esenciales que toda mamá debe conocer

8. Los consejos

¡Es un hecho! Apenas te conviertes en mamá, todas las personas a tu alrededor tienen un consejo para darte. Por supuesto, que todos los consejos son bien recibidos, pero apenas comienzas a vivir tu propia experiencia, te das cuenta que no a todas les resultan poner en práctica los mismos trucos, pues cada niño es diferente y sólo tu podrás saber qué es lo que funcionará con tu bebé y que no.

Es esencial informarse  y compartir las vivencias con otras madres

Sin embargo, nunca está demás escuchar como les fue a otras mujeres en su primer año de maternidad.

También es esencial informarse para saber como manejar las situaciones, despejar los miedos y estar más seguras, además se recomienda compartir las vivencias con otras madres que viven lo mismo para no sentirnos que el mundo conspira en nuestra contra o que todo únicamente nos pasa a nosotras, pues mágicamente descubriremos que la mayoría de las situaciones de la maternidad son muy habituales.

Si deseas compartir tu experiencia con otras mamás, así como si tienes dudas y preguntas puedes unirte a nuestro grupo exclusivo de lectoras de Somos Mamás

9. Las expectativas

Mientras estamos embarazada de nuestro primer bebé, solemos idealizar mucho nuestro mundo. Imaginamos con mucha ilusión como será nuestro bebé, la vida perfecta como seremos como mamás y como será la vida en pareja mientras aprenden a ser padres, pero una vez que llega el bebé a nuestras vidas, la realidad supera por mucho lo que nos imaginábamos.

Por ello, lo mejor siempre será disfrutar de cada momento y vivir la maternidad tal cual vaya sucediendo, porque aunque se trata de todo un año, va a pasar rápido. Disfruta del presente y trata de aprender de todo lo que ocurre a tu alrededor sin presionarte para que no te sientas que has fallado por no cumplir esas expectativas que tenías.

10. La falta de control

Cuando estamos acostumbradas a mantener el control de nuestras vidas, es difícil adaptarse al caos que viene con los niños y la maternidad.

Pero nada mejor que ellos, para enseñarnos que más que ser los pilotos del avión, somos en realidad los pasajeros.

Es necesario que establezcamos algunas reglas en nuestra rutina y no rijamos por ellas, pero como ya te darás cuenta lo que verdaderamente necesitamos es ser flexibles y aceptar los cambios como vengan. Así todo será mucho más llevadero.

mamá con desorden en casa
Especialmente en el primer año de vida del bebé, significa que nuestro servicios de mamá están disponible 24/7

Ser mamás es la aventura más importante en la vida de una mujer, con sus altos y bajos, está llena de momentos difíciles pero también satisfactorios y felices. Por supuesto, sus retos nunca son fáciles, en especial durante el primer año de vida, cuando estamos llenas de dudas y preocupaciones constantes. Pero es un momento que no se repetirá dos veces y por ello todo depende de cuanto lo disfrutemos.

Recuerda que no sólo ha nacido un niño, sino también una mamá. Ambos irán aprendiendo y recorriendo juntos ese camino lleno de experiencias nuevas. Todo pasará, ¡así que disfrútalo!

28 comentarios

Click aqui para dejar un comentario

Última actualización del articulo 16 marzo 2018

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS