Bebes Maternidad

Etapa de lactancia ¡7 Momentos claves que toda mamá que da el pecho debe conocer!

etapa de lactancia importantes
A medida que tu bebé vaya creciendo, surgirán muchos cambios en la lactancia.

A través del pecho, tu bebé recibe todos los nutrientes que necesita para crecer y desarrollarse. Por lo que sin dudas, la leche materna es el mejor alimento que puedes proporcionarle a tu bebé: Le aporta defensas para protegerlo de enfermedades y estrecha ese vínculo especial entre mamá y bebé. A diferencia de cualquier otro alimento, la leche materna se adapta de forma única y natural a las necesidades del bebé, es por ello que al dar el pecho, notarás que hay distintas etapa de lactancia materna.

Toda mamá que da el pecho debe saber que existen diferentes etapas de la lactancia

Durante las primeras tomas de leche, se le proporciona lo que se denomina calostro, luego comienza la etapa de adaptación y establecimiento de la lactancia entre mamá y bebé en el primer mes de vida. A los tres meses, se produce una crisis o brote de crecimiento en la que el bebé querrá amamantar de forma seguida, como una forma de aumentar la producción de leche.

A partir de este momento, la etapa de lactancia puede verse modificada por el regreso laboral de la mamá, nuevos brotes de crecimientos, la introducción de la alimentación complementaria a partir de los seis meses y el destete.

¿Cuales son las etapas de la lactancia ?

Veamos todo lo que necesitas saber sobre las distintas etapas de lactancia materna a lo largo del primer y segundo año de vida de tu bebé:

1. Inicio de la lactancia materna tras el parto

El primer contacto entre mamá y bebé tras dar a luz es el instante ideal para que se realice la primera toma de pecho del recién nacido. Se trata de un momento clave para favorecer la instauración de la lactancia y para proporcionarle al bebé las defensas que requiere para disminuir el riesgo de infecciones y adaptarse a la vida extrauterina.

Si el parto ha transcurrido sin complicaciones, el bebé debe ser colocado cerca de su madre, en contacto piel con piel, para estrechar el vínculo y  facilitar la primera toma de pecho.

El calostro, la primera etapa de la leche materna

La primera leche que recibe el bebé los primeros días al nacer, suele ser más amarillenta y de un alto valor nutricional mucho más elevado que en el resto de las tomas. Esta primera leche se denomina calostro y contiene gran cantidad de proteínas, vitaminas (A,D,K,E), minerales e inmunoglobulinas (sustancias antiinfecciosas), además de calorías importantes.

El calostro es el alimento perfecto durante los primeros días del bebé

El calostro es el alimento perfecto durante los primeros cuatro o cinco días del bebé, pues el pequeño estómago del recién nacido sólo puede recibir tomas de leche de poca cantidad, pero de forma frecuente para iniciar adecuadamente su funcionamiento. Las inmunoglobulinas, presentes en esta primera leche, son los anticuerpos que pasan de la mamá al bebé, con el fin de brindarle inmunidad y protegerlo de algunas enfermedades.

Así que aun cuando únicamente se le esté ofreciendo leche materna al bebé por dos o tres días, se le estará proporcionando una fuente de alimento que lo cuidará y protegerá a su llegada al mundo.

Leche materna de pre-término

La leche materna de pretermino, es aquella que produce una mamá cuando han tenido un parto prematuro. Este tipo de leche, es diferente al calostro y suele producirse por la mamá durante un tiempo prolongado.

La leche de pretérmino contiene una mayor cantidad de proteína y menor cantidad de lactosa, para adaptarse perfectamente a los requerimientos nutricionales del bebé, ya que el niño prematuro tiene necesidades alimenticias más elevadas en cuanto a proteínas. La leche materna es la forma más natural y potente de ayudar el sistema inmaduro de los bebés prematuro, es por ello que resulta fundamental que sean amamantados desde el primer instante.

Sin embargo, según señala Unicef, todo depende de las condiciones del bebé. Si este nace pesando menos de 1500 gramos, es necesario incorporar a la lactancia materna pre término “fortificadores de leche materna”, para cubrir los requerimientos de calcio y fósforo, y proteínas y promover el crecimiento saludable del bebé prematuro.

etapa de lactancia
El contacto piel con piel es indispensable para instaurar la lactancia materna desde el primer momento.

2. Etapa de lactancia: ¿Cómo es al regresar del hospital?

Luego de parto, la mayoría de los bebés permanecen despiertos durante dos horas, por lo que se considera un momento perfecto para estrechar el contacto con la mamá y engancharlo al pecho. Después de esta primera toma, el recién nacido suele entrar en un sueño fisiológico profundo durante 8 o 12 horas aproximadamente, para luego comenzar nuevamente con la lactancia realizando tomas frecuentes, irregulares y a demanda incluso durante la noche.

Por lo general, las tomas  de leche que un bebé recién nacido realiza por día son de 8 o 12, pero fácilmente pudieran ser más.

Leche materna de transición

Después de los primeros cuatro o cinco días tras el parto, el calostro es sustituido naturalmente por la leche de transición, la cual tiene una duración de aproximadamente dos semanas. El contenido de esta segunda etapa de la leche materna, incluye alto niveles de grasas, lactosa y vitaminas hidrosolubles, para proporcionarle al bebé, más calorías que el calostro.

De esta forma, la leche materna se va adecuando a las necesidades del bebé, a medida que trascurren los días y la lactancia se va estableciendo. Entre el cuarto y sexto día de lactancia, se produce un aumento brusco en la producción de la leche, mejor conocida como subida de leche. A partir de este momento, la composición de la leche va cambiando hasta alcanzar las características presentes en la leche madura.

3. Etapa de lactancia: Leche materna madura

Una vez trascurren los primeros 10 días de lactancia materna después del parto, la leche que se produce a partir de este momento recibe el nombre de leche madura y es la leche materna que, de acuerdo a la recomendación de la OMS, debe ofrecerse al bebé como único alimento durante los primeros 6 meses de vida y como alimento principal, hasta los 2 años de edad.

La leche materna le aporta al bebé todos los nutrientes, calorías y vitaminas que necesita para crecer y desarrollarse saludablemente.

¿Cómo está compuesta la leche madura?

La leche materna madura está compuesta de un 90% de agua, puesto que es sumamente importante que el bebé se encuentre hidratado, y de un 10% de proteínas, lactosa, grasas, minerales y vitaminas. También contiene elementos traza u oligoelementos, hormonas y enzimas.

En lo que respecta a las proteínas, la leche madura está compuesta por 30% de caseína, la cual tiene como función principal aportar aminoácidos, fósforo y calcio al bebé, y es mucho más fácil de digerir que la leche de vaca; y 70% de proteínas de suero.

La leche materna es baja en proteínas pero alta en grasas y carbohidratos. El principal hidrato de carbono de la leche madura es la lactosa, la cual provee 40% de la energía, además de otras funciones para promover la absorción de minerales y el desarrollo del sistema nervioso.

Tipos de leche materna madura

Hay dos tipos de leche materna madura:

La leche del comienzo

La leche del comienzo es la que se encuentra al principio de la toma, y suele ser mucho más ligera que la posterior, porque está formulada para que el pequeño sacie su sed. Está compuesta de agua, vitaminas y proteínas.

La leche posterior

La leche de la última parte de la amamantada, mejor conocida como leche posterior, es todavía más rica en energía, ya que contiene altos niveles de grasa. Es de 4 a 5 veces más concentrada en grasa que la primera leche, por lo que es mucho más cremosa y pesante. Esta última parte es necesaria para el aumento de peso del bebé.

Es por esta razón que es tan importante que el bebé vacíe el pecho, antes de cambiar al otro o terminar la toma.

La lactancia durante las primeras semanas

En ocasiones, las primeras semanas en casa pueden ser muy difíciles para establecer la lactancia, pues además de los horarios irregulares y la frecuencia de las tomas, existe la posibilidad de que mamá y bebé no se encuentren acoplados, sobre todo cuando no se ha establecido un primer encuentro tras el parto o durante los primeros días.

Las primeras semanas de lactancia suelen ser dificiles por los horarios irregulares y la frecuencia de las tomas

Aun así, amamantar a tu bebé durante el primer mes de vida, ya le asegura un gran aporte de nutrientes y defensas para su salud y desarrollo, pues se trata de un alimento sumamente equilibrado y seguro en cuanto a proteínas y contaminación bacteriana. Además previene la posibilidad de contagio y enfermedades a las que se encuentra vulnerable.

4. Etapa de lactancia: Los primeros 6 meses de vida

Al transcurrir los primeros tres meses del bebé, la lactancia materna ya suele estar bien establecida, por lo que tanto el pequeño como la mamá disfrutan de esos momentos cómodamente y sin dificultades.

Sin embargo, existe una etapa de lactancia en cual se produce un cambio en la forma se amamanta al bebé, pues este tiende a entrar en una crisis de crecimiento en la que requiere tomas leche más frecuentes y abundantes.

Crisis de crecimiento a los 3 meses

Se trata de una etapa que apenas dura 3 o 4 días, pero que puede ser muy agotadora para la mamá. En estos casos, lo más recomendable es amamantar a demanda y tratar en lo posible de seguir el ritmo del bebé, pues se trata de un proceso natural en el que el propio bebé regula la producción de leche materna según sus necesidades.

Recuerda que el mejor estímulo para producción de leche es la succión, pues a más tomas más leche se producirá.

Lactancia exclusiva y a demanda

Una vez superada esta etapa de lactancia, entre los 3 y 4 meses estarás produciendo la leche necesaria para satisfacer al bebé, además de que su estómago estará mucho más grande y las tomas serán abundantes pero menos frecuentes. Durante el día, es posible que se encuentre más despierto y duerma más horas seguidas, aumentando también el número de horas de sueño nocturno.

La lactancia materna debe ser exclusiva por lo menos hasta los primeros 6 meses de vida

Organizaciones como la OMS y la Unicef aseguran que lo ideal es que la lactancia materna se prolongue el mayor tiempo posible, y que sea exclusiva al menos hasta los primeros 6 meses de vida, pues mientras sea alimentando a demanda, esté solo necesitará de leche materna.

etapa de lactancia
La OMS y Unicef aconsejan la lactancia materna como mínimo hasta los dos años.

5. Etapa de Lactancia: Regreso al trabajo de mamá

Una de las etapas de lactancia que más dificultad le puede provocar a la mamá que amamanta, es aquella en la que debe incorporarse nuevamente a su puesto de trabajo. Se trata de un momento de trascripción en la que la mamá debe decidir cómo desea continuar la lactancia de su bebé.

Siguiendo las recomendaciones de la OMS y la Unicef, puedes continuar ofreciéndole lactancia materna a tu bebé, extrayéndote la leche y alanceándola. Esto te será de gran ayuda en los momentos en los que no te encuentres en casa, ya que tu pareja o la persona a cargo del bebé podrán alimentarlo con tu leche.

Otra gran alternativa es optar por la lactancia mixta, la cual consiste en ofrecerle pecho al bebé antes de ir a trabajar, al regresar por las noches y durante los fines de semana, e introducir el biberón con leche de fórmula para el resto de las tomas.

Una de las etapas más difíciles que se encuentran las madres es la vuelta al trabajo pero con un poco de organización es posible continuar con la lactancia materna

Existen muchas posibilidades para continuar la lactancia de tu bebé cuando termina el permiso de maternidad. Estas son alguna de ellas:

  • Acumular las horas de lactancia al permiso de maternidad
  • También puedes optar por solicitar una excedencia temporal o pedir una reducción de horas en tu jornada laboral.
  • En muchos países se le permite a la madre, llevar al trabajo a sus bebés o salir en la hora de lactancia para que puedan amamantarlo.
  • Puedes continuar amamantado a tu bebé justo antes de irte al trabajo y nuevamente al regresar, ofreciéndole el pecho de forma más frecuente.
  • Una solución sumamente práctica en esta etapa de lactancia es extraerte la leche para almacenarla y tener biberones de reserva para cuando te encuentres fuera de casa. Tu pareja o cualquier otra persona podrá ofrecérselo fácilmente.
  • Cuando el bebé ya sea mayor de 6 meses, también puedes ofrecerle la alimentación complementaria durante la hora de lactancia que te corresponde.
  • Por último, pero no menos importante, te recomendamos descansar todo lo posible y pedir ayuda, tanto en el trabajo como en casa para poder continuar la lactancia de tu bebé, ya que esto te ayudará a mantener la producción de leche.

Para aquellas que no pueden extraerse la leche, la lactancia mixta es una gran solución sobre todo porque hacia los 4 meses, el bebé desarrolla su sistema digestivo y tendrá menos posibilidades de sufrir alergias y problemas digestivos, si se le ofrece leche artificial.

etapa de lactancia trabajo mama
La introducción del biberón puede ser un proceso un poco complicado tanto para la mamá como para el bebé, por lo que te recomendamos hacerlo al menos 15 días antes de regresar al trabajo.

6. Etapa de lactancia: Después de los 6 meses

A partir de los 6 meses, tu bebé está listo para comenzar la introducción de alimentos sólidos o semisólidos que complementen la leche materna (o artificial) y cubran sus necesidades nutricionales.

Durante esta etapa de lactancia, la alimentación más importante del bebé continuará siendo la leche materna, por lo que esta no deberá ser reemplazada en ningún momento.

Alimentación complementaria

Una vez tu bebé alcance los 6 meses, puedes comenzar a introducir las primeras papillas para acostumbrar su paladar a los nuevos sabores y complementar la leche materna o artificial, pues seguirá siendo el alimento fundamental hasta el primer año de vida.

Lo ideal es consultes con el pediatra como puedes comenzar la introducción de los alimentos, pero en términos generales esta debe ser de forma gradual y como un complemento adicional a las tomas de leche.

Para comenzar a introducir los alimentos sólidos a su dieta, lo ideal es que le ofrezca primero el pecho y luego los cereales sin gluten, purés de futras como el de manzana, de pera o de banana y las papillas de verduras como la papa, la zanahoria o la calabaza. La idea es que se vayan presentando un alimento nuevo al bebé cada 10 días en distintas texturas: primero en papillas, luego triturados con cuchara e ir aumentando la cantidad.

En cuánto a la toma de leche, la Asociación Española de Pediatría recomienda como norma básica, ofrecerle al bebé alrededor de medio litro de leche diaria, así que si tu bebé hace 4 o 5 tomas de pecho al día mientras ingiere papillas o alimentos sólidos, no requiere ninguna otra fuente de leche o derivados lácteos.

Lactancia materna y dentición

La dentición del bebé es otras de las etapas de lactancia importantes para el bebé, ya que este proceso suele comenzar a partir de los 6 meses y ser muy evidente porque el bebé se encuentra irritado, se lleva todo a la boca, tiene un exceso particular de saliva y en algunos casos, puede tener un poco de fiebre.

En estos momentos, muchas madres se preocupan por el hecho de que su bebé muerdan su pecho durante las tomas, pero la realidad es que con o sin dientes los bebés no suelen hacerlo, porque de lo contrario tendrían que dejar de succionar.

Para ayudarlos a superar esta etapa y aliviar las molestias que les produce, puedes ofrecerle un rascaencías o mordedor y enfriarlo antes en el refrigerador para proporcionarle más alivio.

etapa de lactancia
Antes de cumplir el año, lo ideal es ofrecerle el pecho o el biberón antes de los alimentos y papillas.

7. Etapa de lactancia: El destete

Tanto la OMS como la Unicef recomiendan la lactancia materna exclusiva durante al menos los primeros 6 meses de vida, y procurar su mantenimiento como complemento a los alimentos sólidos hasta los 2 años de vida. Sin embargo, continuar con la lactancia materna es una decisión personal y exclusiva de la mamá y del bebé, por lo que el destete siempre se dará cuando ambos lo deseen.

Luego de los 6 meses continuar con la lactancia materna es una decisión personal y exclusiva de cada mamá

Sea cuál sea el motivo por el cuál se destete al bebé, este siempre debe hacerse de forma gradual y lo más delicado posible, pues se trata de un proceso de adaptación muy importante en la vida del bebé. Lo ideal es reducir el número de tomas, reemplazarlas por alimentos y ofrecer el pecho de vez en cuando, además de proporcionarle muchas muestras de cariño durante esta de lactancia tan importante.

Sin lugar a dudas, no existe otra etapa en la vida de un niño que en la que no se experimente tantos cambios en la alimentación como los que ocurren durante el primer y segundo año de vida. Es por ello que resulta tan importante que cuentes con la información necesaria a la hora de elegir como deseas alimentar a tu bebé durante sus primeros meses de vida, y las opciones con las cuentas a la hora de hacerlo.

Ante cualquier duda consulta con una especialista o asesora de lactancia

Si esta nota te ha gustado, te recomendamos nuestra sección exclusiva de lactancia materna

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS