Bebes Estimulación Temprana

La importancia de la estimulación temprana en los bebés

La estimulación temprana aumenta el autoestima del bebé

Hoy día, el tema de la estimulación temprana es muy nombrado por  los especialistas pues porque ha resultado ser muy positiva para el desarrollo de los niños. Sin embargo, te has preguntado ¿es realmente necesaria la estimulación temprana? ¿Estamos exagerando? ¿Por qué con los bebés de antes no se usaba? o incluso has pensado “Antes no se hacía la estimulación temprana y lo bebés eran sanos igualmente”.

La realidad es que, la estimulación temprana ha existido siempre. Sin embargo, en la actualidad se establecieron definiciones concretas junto con ejercicios para crear métodos especializados de estimulación temprana. Debido a que, se ha demostrado que los bebés viven un desarrollo mucho más llevadero, disfrutan más sus experiencias y la calidad de vida que le podemos ofrecer como mamás es extraordinaria.

La estimulación temprana en los bebés como en los niños brinda un gran impacto positivos en su desarrollo físico, psicológico y cognitivo.

Y es que, la estimulación temprana no se trata de “estimular” sin un fin, sino que abarca lo cognitivo, social, emocional, intelectual y biológico del bebé. Es por ello que, te mostraremos la importancia de la estimulación temprana y qué puede ocurrir cuando no es puesta en práctica.

La estimulación temprana previene posibles dificultades en el aprendizaje

¿Qué es la estimulación temprana y por que es tan imporante?

La estimulación temprana es un cúmulo de sencillos ejercicios para los bebés y niños hasta aproximadamente los 6 años, lo cuales se realizan a través de caricias, masajes, actividades recreativas y divertidas para ellos. El objetivo principal de la estimulación temprana es poder ayudar en el desarrollo y por sobretodo, el fortalecimiento de las funciones del cerebro de nuestro bebé.

Los métodos o ejercicios pueden varias según la edad de nuestro pequeño, así como también pueden ser especializados a diferentes funciones del cerebro, como por ejemplo el lenguaje o la motricidad, entre otras posibilidades.

La estimulación temprana es un conjunto de ejercicios que ayudan al buen desarrollo de nuestro bebé.

Más allá de convertir a nuestro bebé en un genio, o un intelectual con la lectura y escritura o que comiencen caminar desde el primer mes de vida, la idea es poder brindarles todo lo necesario para que disfruten su vida, que cada etapa de su desarrollo la vivan como momentos extraordinarios y sin dificultad.

¿Y si no aplicamos la estimulación temprana con los bebés que puede pasar?

La estimulación temprana sin duda es un plus significativo para el desarrollo de los bebés y niños. Seguramente te preguntarás, ¿Los bebés no eran igual de sanos antes de la estimulación temprana? La respuesta a esta pregunta frecuente es sí, sin embargo, los bebés tenían muchas más probabilidades de experimentar dificultades en su crecimiento o incluso en el aprendizaje.

Los niños con dificultades en el habla, comprensión de las matemáticas, entre otros problemas, se afirma que son pequeños que posiblemente no recibieron la suficiente estimulación de su entorno cuando eran bebés. Además, esta poca o ausente estimulación en el niño repercute de forma importante en el desarrollo psicológico del mismo, ya que presentará retraimiento al estar con sus compañeros de clases o incluso por tener dificultades para comunicarse.

Los niños que no experimentan la suficiente estimulación en su desarrollo tienen más dificultades en el aprendizaje.

Adicionalmente, es vital tener en cuenta que las exigencias del entorno cambian con el transcurrir del tiempo, pidiéndoles cada día más a los bebés. Esto pudiera ser tan positivo como negativos, todo depende de la perspectiva de mamá. Sin embargo, lo importante es saber que los bebés nacen con muchas más exigencias que la que nosotras pudimos tener cuando éramos bebés y el objetivo es ayudarlos a ellos ahora que somos mamás a entender su cuerpo y su propio entorno.

Por tanto, la estimulación temprana puede convertirse en una gran aliada para lograr a los bebés adaptarse al mundo y a conocerse a si mismos.

10 razones por las que usar la estimulación temprana con tu bebé.

Veamos algunos otros aspectos que harán que quieras aplicar siempre la estimulación temprana con tu bebé.

  1. Previene posibles dificultades en el aprendizaje.
  2. Facilita el aprendizaje del habla en lo niños y les brinda herramientas para la comunicación más efectiva con las personas.
  3. Estrecha el vínculo afecto con mamá y papá.
  4. Confianza al momento de interactuar con otros niños y crear amistades.
  5. Mayor capacidad de decisión sobre su aprendizaje, independencia y estilo de vida.
  6. Mejora la autoestima del niño.
  7. Aumenta la seguridad en sí mismo del niño para asumir nuevos retos.
  8. Crea maravillosos recuerdos con tu bebé mientras intervienes de forma significativa en su desarrollo óptimo.
  9. Nueva perspectiva de la vida, mayor curiosidad y ganas de conocer el mundo.
  10. Tiene un gran impacto positivo en su desarrollo físico, psicológico y cognitivo.
Más allá de convertirlos en genios, es ofrecerles mayor calidad de vida durante el desarrollo

Ejercicios de estimulación tempana y prenatal que puedes encontrar en Somos Mamás

En Somos Mamás te mostraremos maravillosos ejercicios para bebés por rangos de edades e incluso áreas funcionales del cerebro.

La estimulación temprana tanto para los bebés como para los niños tiene un gran impacto en su desarrollo físico, psicológico y cognitivo. Asimismo, les permite tener una vivencia mucho más sana y positivo sobre las nuevas exigencias del entorno, y todo ello con la ayuda de mamá, la persona más importante en la vida del bebé. Recuerda que el objetivo no es presionar al bebé a ser un pequeño genio o apresurar su crecimiento, sino ser su principal apoyo ofreciéndoles herramientas para que disfrute cada etapa de su desarrollo.